Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Adios a Vaal
por Allen Vleck Miér Oct 11, 2017 4:59 am

» El silencio de Adhara
por Adhara Mar Jun 30, 2015 2:12 am

» Residencia Dumstone para jovencitos
por Diadema Miér Mayo 06, 2015 3:21 am

» Traumatología
por Dr. Hegel Lun Nov 24, 2014 12:56 am

» Uniones arregladas
por Fred III Jue Nov 06, 2014 5:55 pm

» Alemania antes de una boda
por Allen Vleck Lun Oct 27, 2014 2:38 am

» Hijos de asesinos
por Fred III Sáb Oct 25, 2014 6:59 pm

» La vida en Omsk tras los años dorados
por Mirzy-Lavy-Kiry Jue Oct 23, 2014 6:36 pm

» Mágica Londres
por Cain Dom Oct 05, 2014 6:06 am

» Revolución
por Vaalmir Mar Jul 22, 2014 3:59 am

» Imagenes sexys
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 6:14 pm

» El interior
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 12:43 am

» El Pacto de Granate
por Engel Spiegel Dom Jul 20, 2014 4:28 am


Mi pesar (autoconclusivo)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi pesar (autoconclusivo)

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Lun Ene 13, 2014 9:01 pm

Como última actividad del día, quedaba recorrer los pasilllos y las salas de estar para apagar las luces él mismo. Habia vivido en ese Palacio toda su vida y e sabía cada rincón y cada habitación sin necesidad de tener las luces prendidas, era tan parte de ese lugar como ese lugarlo era de él.

Miró el marco de otro de uno de los umbrales y suspiró, pasándole la mano y suspirando...pensando en que jamás se iria de aquel lugar, que envejecería en aquella fortaleza, incapaz de ver a niños correr que entretengan un poco su vacía vida.
Con los años habia aprendido a tener sueños pequeños que no molestaran a nadie, como soñar que Urhiel adoptaba niños y que él sería un abuelo feliz y muy cariñoso, o soñar que sus otros hijos se casaban y tenia niños...
También fue el sueño de su compañera, una vida familiar para Urhiel . Ella amó muchísimo a su hijo y ese amor blindó su personalidad mientras creció sin su madre, haciéndolo un buen muchacho. Victor siempre supo de ese fuerte lazo y por eso siempre defendió a Urhiel de las adversidades políticas y sociales, quizás demasiado y por eso se volvió tan consentido y arrogante.

Ahora faltaban un par de años para comprometerlo con un hombre desconocido y Su Alteza no paraba de pensar que sonaba demasiado medieval y muy injusto, entregar el tesoro mas preciado de su compañera a un sujeto que lo hacía porque sus padres eran prestamistas ...

Urhiel lo habia aceptado demasiado bien, de hecho parecía no molestarle demasiado y eso hacía que Victor pasara noches enteras sin dormir. Era su hijo o su reino...tan injusto.

Pasó por el living principal, donde estaba la televisión gigante, y vio a Urhiel dormido en el sofá. Su laptop estaba encendida en la mesa pequeña de cristal, junto a un cenicero muy concurrido y papeles ordenados en los otros sillones.
Sonrió divertido, en el fondo, el príncipe dorado seguía siendo un crío. Tomó el cobertor decorativo del sofá de cuero color crema y cubrió a su hijo con éste, haciendo que el otro se despertara súbitamente.

-Lo siento, no era para que te despertaras.-
-No estaba durmiendo,sólo me distraje.- Contestó rápido y restregandose los ojos el joven rubio, arreglandose la ropa que se le habia arrugado por el sofá.
-Qué haces tan tarde despierto Victor...- Agregó viendo que la hora ya estaba pasando la medianoche. le extrañó porque no era normal que el Rey merodeara el astillo cual stalker a altar horas de la madrugada, seguramente algo lo tenia inquieto.

-Sólo reflexionaba un poco mientras caminaba- Contestó el maduro hombre, peinando a Urhiel mientras éste se quejaba por ello. Ya estaba grande para que lo peinara su padrastro.
-¿Hay algo que quieras decir? ¿Algo te preocupa?-

-...Tú me preocupas.-

-Yo??- Sus enormes ojos de pastel de cielo lo miraron sorprendidos, casi indignados.-No he hecho nada diplomáticamente incorrecto.-


El Rey suelta una suave risa.
-Lo sé,lo sé, no es por eso.Sólo...- Victor es demasiado reservado con sus miedos y preocupaciones.- Es sólo que creciste demasiado rápido. Mejor me voy a dormir.-

-Debería ya estas hablando idioteces...¡Buenas nocheees!!.-Dijo Urhiel viendolo partir y observando su trabajo pendiente en la mesa. Aquel encuentro le pareció tan extraño...definitivamente algo no andaba bien... pero Victor no hablaba mucho de sus sentimientos así que era inútil preguntarle.
Al alzar la vista, miró los portaretratos que decorabanlas mesitas intermedias de aquellas lujosas y lustradas mesas de almendro que conectaban los sillones y sofás de esa gran y lujosa sala.
Allí estaba Victor de pequeño, en blanco y negro y en sepia, fotos con su madre Marlene y cosas muy formales. Victor sonreía en todas, pero sus ojos eran infelices y monótonos, como si su cuerpo estuviera allí pero el verdadero Victor estuviera ausente de todas las fotos.

Era terrible que una persona fuera infeliz tantos años y no dijera nada al respecto, pero Urhiel entendia...que a la gente de otra época le era fácil ser infeliz, era mas cómodo que ir contra las normas.Mucha gente se casaba por que debia, y aprendía a conformarse con lo que le había tocado.
Era irónico que un Rey amado por todos, tan querido y tan aceptado, no pudiera encontrar quien lo amara y aceptara. Su figura real daba miedo, pero nada mas lejos de la realidad y lo que más le preocupaba no era casarse con algún tipo para pagar una deuda...si no dejar a su padre sólo en aquel castillo.

_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.