Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Adios a Vaal
por Allen Vleck Miér Oct 11, 2017 4:59 am

» El silencio de Adhara
por Adhara Mar Jun 30, 2015 2:12 am

» Residencia Dumstone para jovencitos
por Diadema Miér Mayo 06, 2015 3:21 am

» Traumatología
por Dr. Hegel Lun Nov 24, 2014 12:56 am

» Uniones arregladas
por Fred III Jue Nov 06, 2014 5:55 pm

» Alemania antes de una boda
por Allen Vleck Lun Oct 27, 2014 2:38 am

» Hijos de asesinos
por Fred III Sáb Oct 25, 2014 6:59 pm

» La vida en Omsk tras los años dorados
por Mirzy-Lavy-Kiry Jue Oct 23, 2014 6:36 pm

» Mágica Londres
por Cain Dom Oct 05, 2014 6:06 am

» Revolución
por Vaalmir Mar Jul 22, 2014 3:59 am

» Imagenes sexys
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 6:14 pm

» El interior
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 12:43 am

» El Pacto de Granate
por Engel Spiegel Dom Jul 20, 2014 4:28 am


Misión 1: El Caballero de la Sombra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Urhiel Hasburgo el Miér Ene 08, 2014 6:26 pm

En la frontera entre Luxemburgo y Bélgica, existe un Instituto Mental secreto, donde el ejército francés y algunos políticos luxemburgueses realizan experimentos con criminales muy peligrosos.
Los espías del Rey han catalogado este establecimiento como clandestino, donde se realizan tratos inhumanos contra los presos. Algunos de ellos han sido privados de las visitas de sus familiares, otros han desaparecido.
El Rey ha tomado cartas en el asunto, exigiendo que se clausurara y cerrara el centro clandestino, pero no puede actuar contra su propio parlamento corrupto sin generar problemas diplomáticos con Bélgica y Francia.

Legión, deben actuar anónimamente para destruir ese lugar. No ha de quedar ningun testigo, los criminales han de ser liberados para que sean un problema de Bélgica y Francia, no de Luxemburgo.
No debe quedar vivo ni un medico, ni un soldado, y todas las armas y aparatos deben quedar inutilizables para otros posibles carroñeros.

Sin embargo, hay algo que deben traer de ese lugar.

En la celda N°777 se encuentra el criminal mas despiadado de toda Francia, llamado Pantera. Deberán traerlo a la guarida sano y salvo, pues se convertirá en un caballero.
Les deseamos suerte Legión.


Fin del telegrama




Neo miró a todos los que estaban sentados al rededor de aquella gran mesa, era hora de dividir tareas.
-Bien, ya oyeron, debemos destruir por completo el lugar y traer a un maniático hasta acá. Annen y Hena, se encargarán de los dispositivos para explosionar el edificio una vez que hayamos salido todos de allí, de esa manera no quedará rastro de nuestro paso. Ming y yo liberaremos el camino a Nogah para que busque al preso. Nogah, deberás meter a Pantera en el helicóptero que nos esperará afuera, antes, trata de sedarlo o se convertirá en un obstáculo su resistencia. Hagas lo que hagas, no desates ni liberes al sujeto. Partiremos esta noche.¿Todos hemos entendido lo que debemos hacer?.-


-Sí, que pasa si Pantera se come a Nogah? ¿A cual de los dos traemos a la sede?.-
Preguntó Hena en broma.
avatar
Urhiel Hasburgo

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 08/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Nogah el Jue Ene 09, 2014 3:31 am

Nogah escuchó atentamente, su primera misión sería en una prisión y cada uno de ellos tenía que jugar una pieza del puzle, si no lo hacían, la misión sería un fallo para todos. Era a él a quien le tocaba poner la pieza final sacando a ese preso y dependía de que los demás hicieran bien su trabajo, del mismo modo que ellos dependerían de él. No hizo comentario alguno sobre las palabras de Hena, solo asintió cuando preguntaron si había entendido. Estaba listo.

O eso creía. Llegaron allí, él entre aquel grupo, con el nuevo traje antibalas, las armas en su cinturón, el sedante que le habían dado en uno de los bolsillos. Sería el último en entrar, debía esperar a que los otros eliminaran a los guardias de la entrada antes de meterse en el lugar, tenía que hacerlo cuando todo se hubiese vuelto un caos.

Y entonces comenzó, disparos, gritos, golpes, era su turno. Se preparó mentalmente y corrió hacia el interior de aquel nido de ratas. Los guardias de la entrada estaban muertos, él había memorizado el mapa que le habían dado para llegar hasta la celda 777 se topó con personas de la legión en el camino pero no veía sus rostros, todo lo que hacía era correr a su objetivo. Un guardia lo interceptó y él sacó su arma y cuando este levantaba su palo para golpearlo disparó en su cabeza, estaba cerca y la sangre salpicó en su ropa y parte de su rostro, pero no le dio importancia, solo siguió corriendo.

Se topó con dos guardias más y los mató también, no había matado antes pero su obsesión por cumplir su objetivo era más fuerte que el fantasma que podría producir una muerte así. 760... 765, 766... y entonces la encontró, la celda 777, la celda estaba aún cerrada y el prisionero dentro maniatado detrás de su espalda por las muñecas y los brazos, por un momento se quedó congelado, imaginó muchas cosas pero nada como él, era delgado, de cabellera larga, rostro hermoso. Pero el sonido de algo a lo lejos le quitó el ensueño. No importaba como luciera, se apartó, disparó al cerrojo de la puerta y al entrar sacó rápido la jeringa, antes de que pudiera siquiera atacarlo fue hasta él y la clavó en su cuello.

Entonces lo puso sobre su hombro como si de un costal de harina se tratara y salió de allí, ensangrentado tuvo que matar a más de alguno en su camino de salida, pero se las ingenió para seguir el camino. Cuando pudo salir de la prisión y respirar aire puro sintió qu sus pulmones lo agradecían, aún así no detuvo la velocidad de sus piernas y corrió hasta llegar al helicóptero. Tenían a su prisionero, ahora todo lo que quedaría sería el volar ese lugar.

Objetivo en posición —informó mirando aquel angelical rostro. Por dentro no podía dejar de preguntarse cómo alguien como él podía terminar en un lugar así.

avatar
Nogah

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Candy el Jue Ene 09, 2014 3:16 pm

Spoiler:
Sani, la idea de hacer misiones es rolearlas...para que Nogah pueda conocer al grupo y trabajar con él, así parece que es él solo contra el mundo, se supone que es parte de un grupo -.-, así nuestros post solo van a llegar a 1 pagina...


Hena puso en macha el helicóptero, y ras despegar de la plataforma,sobrevoló el edificio, con la escalera colgando para recoger a todos los Legion.

-Aquí el Conqueror 1.0, estoy en marcha, será mejor que suban antes de que se detonen los explosivos. El objetivo está aquí y Nogah también.-

-Enterado.-
-Voyyyyyy-

-Enterado.-


*******************************************************


La sede.
Pantera fue puesto en una jaula de máxima seguridad, en el subsuelo de la guarida mientras le sacaban la ropa, lo bañaban y le ponían otra.
Le fueron dejadas cuatro frazadas, una almohada, un plato de agua y un plato de avena.

Se veía bello y pacífico, hasta que su despertar atrajo a todos los Legion.
Cual felino, se trepó por todos los barrotes cuadriculados de la jaula, gruñendo y bociferando, estirando las manos para arañar a los presentes o tratar de mordernos.
Era ágil, era fuerte , y no era para nada dulce.
Se paraba en cuatro patas, los miraba fijamente, enseñando los dientes cuando se acercaban demasiado.
No...su cabello no había podido quitarse el aspecto andrajoso sólo con agua, ya que lo arrastraba por el sueño hasta volverlo greñas grasientas.

Annen, entonces, se puso sus lentes para lectura y sacó un archivo, para compartir con todos sus compañeros, imaginando que Nogah querría saber qué tipo de persona era por quien habia arriesgado su vida.

-Este es Jean Pierre Baudelaire , o lo era.- Agregó, mirando como el muchacho se mordía los dedos delos pies, dándole las espaldas, oculto en la sombra.-Era de Louvre, París, hijo de un matrimonio de agricultores. Fueron asesinados por un maniático que lo tuvo cautivo por 8 años, hasta que él mató al criminal, de la misma manera que murieron sus padres.
Fue internado en un instituto mental de mala muerte, y como era de esperarse, escapó.-


Annen dio vuelta la página y siguió leyendo, pasando de largo datos irrelevantes.

- Hmm...vivió en las calles toda su adolescencia, fue donde se consolidó como el peor asesino de toda Francia. Al parecer vivía en los trenes, dado el amplio mapa irregular de asesinatos. Elegía como víctimas a los asesinos y malhechores, vándalos, matones, narcos, proxenetas, etc. Le decían el asesino camaleón por que acechaba un tiempo a su victima y luego la asesinaba con sus propios métodos, eso hacía difícil averiguar su identidad.
Fue capturado cuando un policía lo hirió en una pierna, la sangre los guió y pudieron dar con él. Estuvo preso en la cárcel de máxima seguridad en París, donde no tenia contacto con nadie. Asesinó a dos guardias, se comió a uno...-
Annen sonrió, pequeño albino caníbal.- Así que lo trasladaron al Instituto belga que destruímos, con la esperanza de entrenarlo, tal vez para ser un arma letal.-


Annen dejó el archivo y se sacó los lentes, evaluando lo que debían hacer. Hena esperaba sus indicaciones para proseguir.

-Pantera habla sólo un escueto y campesino francés. No ha tenido contacto pacifico con otro ser humano en mucho tiempo. Su proceso de sociali-zación debe empezar desde cero, al igual que un animal. Debemos amoldar su conducta a la de un humano nuevamente,luego, a la de un ciudadano luxemburgues y finalmente, a la de un Legión.
Cuando no represente un peligro para nosotros, podrá salir de la jaula poco a poco, pero no debe abandonar la sede.-


Annen miró a sus compañeros.

-Aconsejo comenzar de a poco, estímulos positivos y premios. Cuando haga algo incorrecto, no debemos castigarlo o atormentarlo, simplemente lo ignoraremos y así aprenderá.

Bajo ninguna circunstancia deben abrir la jaula sin supervisión, ni darle objetos que pueda usar para lastimarnos o para lastimarse así mismo. No le griteis, ni asusteis,Pantera estará con miedo a este nuevo lugar al que lo hemos traído, se trata de un animalillo a entrenar, respeten su espacio.-



Mientras, el albino salvaje tomaba las frazadas y las desordenada, amontonándolas en un rincón para hacerse un nido y ocultarse en él, dejando una ranurita para mirar a los nuevos desconocidos.




avatar
Candy
Admin

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Nogah el Jue Ene 09, 2014 7:33 pm

No podía dejar de observar aquella hermosa criatura (porque no parecía una persona), y aunque había visto como sus ojos no parecían tener una mirada humana y como estiraba las manos para alcanzar lo que fuera, aún a pesar de todo deseaba que no estuviera encerrado de ese modo. Fue a verlo esa misma noche y solo se sentó fuera de su celda, donde aquellos brazos tan largos no pudiesen arañarlo. Lo saludó con un asentimiento de cabeza y se quedó allí mirándolo, por momentos largos hasta que tuvo que irse.

Ahora ayudaba a Ming en el castillo porque prefería vivir allí, lo ayudaba a limpiar, a mantener todo ordenado. Había aprendido a sentir las paredes y el suelo, a saber en qué esquinas doblar y en cuales no, porque le gustaba caminar de noche por los pasillos a oscuras y a golpes contra las paredes había aprendido a caminar. Primero ponía sus manos contra el frío de la piedra y se ayudaba con esa sensación fría a saber a dónde caminar, solo siguiendo la pared.

Descubrió que le gustaba el castillo, no le molestaba el silencio ni los pájaros despertándolo muy temprano por la mañana. A veces iba temprano él mismo con la comida de Jean Pierre, o Pantera, a él la verdad le gustaba más Jean Pierre. Y primero se la dejaba por el agujero bajo su puerta, todo era comida molida con una cuchara de plástico duro de bordes redondos que no podía ser usada para lastimar a nadie. A veces ni la usaba. Y él solo lo miraba.

Un día entró a la celda con él, cerró detrás de él y se sentó en el mismo suelo donde estaba, solo mirándolo tranquilamente, sin un aura amenazadora, sabía que podía lastimarlo pero entró de todos modos, quería estar un poco más cerca de él, mirar a través de los ojos grises que se cubrían a ratos por su albina cabellera. Lo saludó como siempre y le entregó su comida, haciendo un gesto con las manos hacia adelante, como si le indicara que no lo dañaría, luego le sonrió muy suave.

Hola —lo saludó en francés, podía desde allí ver como la ropa le quedaba grande por la falta de alimentación más sustanciosa, estaba mejor que cuando lo habían traído allí, pero aún quedaba un camino largo— come... —le pidió haciendo el gesto con una cuchara frente a él, como si comiera— te hará bien —y al decir eso se frotó la panza sonriendo, queriendo que entendiera poco a poco.
avatar
Nogah

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Jasmine el Jue Ene 09, 2014 7:46 pm

La presencia de Nogah no era incómoda, sí lo ponía nervioso cuando lo perdía de vista, pero no era algo insoportable.
Jamás le sacaba la depredadora vista de encima, sobre todo a los movimientos que hacía con sus manos. En ocasiones, cuando dormía , soñaba que comía con tenedores en una mesa, pero era muy joven en ese sueño.
A veces recordaba lo que era ser un ser humano, recordaba que para ir al baño usaba otro tipo de aparatos, que sentía incomodidad de usar la palangana, también recordaba que habia algo que pasaba por sus cabellos, para no sentirlos tan tirantes.

Aquel lugar era silencioso y oscuro, pero era seguro.

Estaba tirado en el suelo esa noche, jugando a frotarse las frazadas en la cara hasta lacerarse la piel de las mejillas por lo áspero del tejido, le gustaba el escozor caliente contra el rostro, de alguna manera era como dormir junto a otro cuerpo, hasta que sintió a Nogah acercarse y saltó, prendiendo sus extremidades de la rejilla.

Era la comida.
Le gustaban los alimentos que le habian traído el último tiempo,producían una sensación de calor en su estómago muy agradable, así que se acercó, cautelosamente. Lo primero que hizo fue armarse de la cuchara, y luego, unos minutos mas tarde,le arrebató rápidamente el plato.

Los habia visto comer de soslayo cuando los espiaba muy cerca. Annen solía sentarse en las mañanas en frente, darle un plato de comida, y comer frente a él, para que aprendiera a comer civilizadamente.
Le dolían los dientes, por que hacía mucho que no comía cosas duras,pero Annen le habia dicho que muy pronto se la darían.
Se sentó sobre sus propias rodillas (no en posición de loto) y comenzó a comer. Ya no usaba los dedos,porque encontraba la cuchara muy práctica y requería menos esfuerzo.

Se terminó todo, bebió el agua de la pequeña botella y suspiró con labios cerrados.
Se guardó la cuchara en las mangas, para mas tarde,romperla a mordiscos y así abrir el candado de su jaula.

-Tú eres Nogah.-
Dijo después de un rato de observarlo, en un tosco luxemburgues.

avatar
Jasmine

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 07/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Nogah el Jue Ene 09, 2014 8:41 pm

Lo soy —dijo asintiendo y sonriéndole para que supiese que había dicho eso bien, era un muchacho que a su parecer era demasiado frágil, debía ser protegido, esa idea era la que le daba, a pesar de que fuera un asesino o un caníbal. Se suponía que después de terminada su comida él debía llevarse todo y dejarlo, pero no lo hizo inmediatamente.

Lo observó, aquel cabello largo a ratos cubría sus ojos y seguramente le molestaba, tomó el plato con cuidado y la botella y sacó muy despacio de su bolsillo una pequeña tira plástica, era muy pequeñita. No le serviría para nada más que para eso así que sabía que podía dejársela y no se dañaría con ella, pensó en la mejor forma de decírselo.

Tu pelo —le dijo cogiendo el propio y enseñándole para asegurarse que le entendiera— ¿puedo amarrarlo? —preguntó haciendo un pequeño moño en el suyo y luego quitándolo— así no te molestará —pero al parecer aún no le entendía del todo aquello que le estaba diciendo, así que solo tomó la bandeja, debía sacarla de allí— nos vemos después pequeño —le dijo suavemente y salió de allí cerrando la puerta a su espalda.

Era difícil dejarlo, odiaba la idea de pensar que se quedaba solo en esa celda, que no tenía a nadie más que así mismo para hacerse las preguntas y respuestas. Quería poder darle un baño cada día al anochecer para que su cuerpo durmiera más relajado y que así, poco a poco como si el agua tuviese propiedades mágicas, también se limpiara su alma de aquella parte de locura.

Quería hacerle compañía.

avatar
Nogah

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Jasmine el Jue Ene 09, 2014 8:45 pm

Jean era astuto, sabia que no debia morder la cuchara, porque entonces sus débiles dientes se caerían, así que la puso contra una reja y le dio un golpe seco para aprtirla. Usó la parte astillada para meterlo en el candado y así destrabar los seguros. Salió despacio de la celda, dejando el candado abierto cerca por si alguien lo divisaba y comenzó a seguir el rastro de Nogah. No era difícil porque habia visto a Ming, el caballero ciego, guiarse por sus sentidos a través delas mazmorras.

Llegó hasta una habitación, donde la puerta era sumamente pesada, así que inevitablemente haría mucho ruido al abrirla.
La empujó suavemente, y como era delgado, pudo pasar por el pequeño hueco, andando presuroso hasta saltar sobre Nogah y comenzar a hacer un nido con sus frazadas
avatar
Jasmine

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 07/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Nogah el Sáb Ene 11, 2014 2:02 am

Estaba allí, en su habitación, pensando justamente en Jean, en que sería buena idea visitarlo un poco más seguido o mudarse más cerca de su celda, cuando algo saltó encima de él y su primer instinto fue ponerse alerta, pero más que rápido incluso en la penumbra reconoció aquella cabellera larga y blanca.

Hey —le dijo muy bajo— no se supone que estés aquí, lo sabes —le dijo despacio, tratando de mirarlo serio. Pero entonces se rindió a sus ojos y suspiró— pero puedes quedarte un tiempo —dijo mirándolo en aquellas mantas con su pelo enredado por todos lados— pero ahora definitivamente amarraré tu pelo, podría engancharse en cualquier sitio —con cuidado y delicadeza comenzó a reunir todo su cabello entre sus manos, muy suavemente le pidió que se acomodara sin soltar la manta si él no quería entonces buscó el peine que él usaba para desenredar su pelo por las mañanas y comenzó a cepillarlo muy despacio para no lastimarlo, teniendo un cuidado extremo en los nudos.

Después de un largo rato pudo separarlo en tres y empezar a trenzarlo con cuidado así fue acordándose el largo del cabello mientras lo trenzaba con firmeza y finalmente lo amarró con el elástico. Quedó una hermosa trensa blanza.

Ya está —dijo mirándolo y viendo su rostro despejado casi como si fuese una primera vez, no pudo evitar que su mirada se volviese más suave y calmada— creo que tenemos tiempo antes de que debas volver —le dijo mientras lo envolvía con la manta y lo guiaba con la mano hacia la ventana— mira —podían verse el bosque y las estrellas— ¿te gusta?
avatar
Nogah

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Jasmine el Vie Ene 17, 2014 9:26 pm

Hacía mucho que las estrellas habian sido olvidadas por sus ojos, al igual que el indómito bosque en medio de la oscuridad.
Nogah le mostraba un trozo de libertad que aún no tenia derecho de probar, sin saber porqué, sin saber de qué se le acusaba ahora,allí en mitad de una extraña guarida.
Sintió sonidos y entonces decidió volver a su jaula antes de que lo encontraran fuera.


Los siguientes días, Jean Pierre comenzó la fase dos de su adaptación, y comenzó a comportarse como una persona. Necesitaba una personalidad propia, construida desde cero, es por eso que Mr. Annen se encargó personalmente de constituirla, una estructura mental que pudiera soportar su inestabilidad y tambien su capacidad de adaptación.
Debía ser la antítesis delo que era ahora, para así poder sentir que Legion le habia dado un nuevo y mejor Yo.

Jean aprendió a asearse, aprendió a hablar correctamente y a prenderse los botones,pero no sólo eso. Mr Annen era ambicioso con sus proyectos psiquiátricos, así como Hena, y llevaron el caso al extremo, para mayor gusto de Pantera.
Entonces comenzó a hacerse llamar Panthere, hablaba de corrido un perfecto francés de ciudad, así como también aprendió con facilidad 23 idiomas más.

Adoptó el estilo andrógino de las pasarelas para su propia contextura física, adoptando los tacos y zapatos muy altos para caminar en silencio y con sensualidad, eligiendo la ropa clásica de diseño en negro y blanco para vestir su cuerpo como un ser civilizado, demostrando el gusto por la ropa de alta costura y la expensive perfumería.

Podía sentarse a tomar el té como podia apostarse en un edificio a preparar un rifle a larga distancia, eso lomostraba no como una bestia que fue convertida en un ser humano civilizado, si no como una bestia que fue educada para fingir ser un humani civilizado.
Cada vez que se frustraba, una vena salvaje brotaba de sus manos y sus impulsos, mostrándolo como un homicida encubierto. Ha...era un gatito que no olvidaba como ser una pantera.
Jean pierre no tenia una moral verdadera, tampoco prejuicios verdaderos, Jean era peligroso porque no jugaba con las reglas que establecia la sociedad y su mundo es, era y sería siempre Legión.
Conoció el bosque y el cielo, como así el burdel de Annen y se versó en las artes del sexo y la seducción. Ya nada podia sorprenderlo del mundo de los vicios y los mortales, porque personalmente nada de eso podia distraerlo, o manipularlo.

Cuando acabó su entrenamiento, Panthere podia fingir ser cualquiera de sus compañeros, habia aprendido a imitar su estilo de lucha, inclusive sus debilidades, Panthere era un legión y estaba listo para pelear por una causa.

Pero en el fondo,conservaba un poco de inocencia aún, una tocada por Nogah, cuando aún vivía en la jaula.Él habia sido un buen hombre con él incluso cuando todavía era un salvaje.


Ahora no dormía en una jaula,si no en una habitación que él mismo habia decorado para que fuera mas sofisticada y no tan mazmorra.

Fue al encuentro del caballero, porque tenía un presente para él.

avatar
Jasmine

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 07/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Nogah el Dom Ene 19, 2014 7:03 pm

Después de un tiempo dejó de ver a Jean Pierre, no lo veía porque estaba siendo entrenado y él no podía entrometerse. Extrañaba sentarse fuera de su celda, así que aunque no estuviera dentro a veces, por las noches, iba a ver aquel espacio vacío. Ser un protector, un guardián, no lo hacía tan loco como los demás, aunque no estaba seguro, sabía que lo hacía determinado, que lo convertía en alguien que miraba a los demás como posibles amenazas o aliados. Lo hacía alguien siempre esperando por un objetivo, alguien que necesitaba proteger como si su vida dependiera de ello, porque su vida realmente no importaba, la del otro siempre iría primero y para que eso pasara, para que fuera capaz de arriesgar su vida sin pedir nada a cambio siempre era necesario un toque de bondad en su interior.

Esa parte de bondad extrañaba a Jean Pierre, a aquella inocencia con que lo miraba, aún si era un asesino era un ser puro, porque era como un pequeño animal que todo lo que buscaba era sobrevivir. Tan puro como el color de su cabello, con las trenza hermosa que le hizo alguna vez en el cabello. A veces miraba por la ventana preguntándose por él, otras solo paseaba por el castillo preguntándose tantas otras cosas. Había aprendido a adaptarse a ese lugar, al silencio y a los ruidos inesperados, ayudaba a los demás con la limpieza cuando era necesario, a veces solo se sentaban a mirar como el bosque parecía moverse al ritmo del viento, como en un baile secreto que aún no lograban aprender.

En ese momento estaba en su cuarto, mirando por la ventana cuando escuchó abrir la puerta, se volteó a mirar con el deseo de que fuera aquel pequeño que había saltado a su cama tanto tiempo atrás. Y sus deseos se cumplieron, aunque no realmente. Porque ese era Jean Pierre, pero a la vez era un algo totalmente diferente, la ropa, el cabello, ya no era un muchacho indefenso, no necesitaba de su protección y de algún modo supo que ya no era su objetivo, porque ya no lo necesitaba más. En su interior sentía el vacío de una tristeza por no poder cuidar ya más a ese muchacho, pero por fuera le sonrió, porque lo correcto era estar feliz por él, feliz de que hubiese salido de su celda, de que se hubiese vuelto fuerte.

Te ves muy fuerte Jean —le dijo mirándolo, allí, de pie, parado rectamente y no encorvado como un animal— hasta pareces más alto —comentó sin saber qué decir— luces... luces muy bien, me alegro que... —¿qué podía decirle? ¿Cómo podía decirle algo? No se le ocurría nada— que ya no estés encerrado —aunque ahora lo viera menos— ¿qué te trae por aquí? —dijo volviéndose a la ventana, no queriendo dejar que viera cómo se sentía con eso, con la idea de que ya no saltaría a su cama ni podría tenerlo entre sus mantas, y seguramente tampoco lo vería sonreír como antes. Dejó que el aliento que escapó en un suspiro empañara el vidrio, esperando sus respuestas.
avatar
Nogah

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Jasmine el Lun Ene 27, 2014 11:52 pm

Su torso se volvió humo contra el rígido del contrario, individuo fuerte hecho para proteger lo tangible y lo intangible.
Aspiró el aroma de su cuello y de su hombro, extrañando esa sensación primitiva de estar con alguien tan dulce e inocente como alguna vez lo fue él. No olvidaba, Jean no olvidaba tan facilmente lo que habitaba en su cabeza, profundo,enmarañado y hundido por hilos dolorosos a su corazón.
-Yo...te taje un presente.-
Musitó, mostrádole sus manos para ofrecerle un ave muerta, cuyo cuello había sido roto en un golpe seco, quizás una muerte demasiado rápida que aún conservaba la tibieza de ese pequeño cuerpecillo.

avatar
Jasmine

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 07/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Misión 1: El Caballero de la Sombra

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.