Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Adios a Vaal
por Allen Vleck Miér Oct 11, 2017 4:59 am

» El silencio de Adhara
por Adhara Mar Jun 30, 2015 2:12 am

» Residencia Dumstone para jovencitos
por Diadema Miér Mayo 06, 2015 3:21 am

» Traumatología
por Dr. Hegel Lun Nov 24, 2014 12:56 am

» Uniones arregladas
por Fred III Jue Nov 06, 2014 5:55 pm

» Alemania antes de una boda
por Allen Vleck Lun Oct 27, 2014 2:38 am

» Hijos de asesinos
por Fred III Sáb Oct 25, 2014 6:59 pm

» La vida en Omsk tras los años dorados
por Mirzy-Lavy-Kiry Jue Oct 23, 2014 6:36 pm

» Mágica Londres
por Cain Dom Oct 05, 2014 6:06 am

» Revolución
por Vaalmir Mar Jul 22, 2014 3:59 am

» Imagenes sexys
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 6:14 pm

» El interior
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 12:43 am

» El Pacto de Granate
por Engel Spiegel Dom Jul 20, 2014 4:28 am


Adios a Vaal

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Fred III el Mar Sep 05, 2017 7:56 pm

Siguió a Allen a la Conejera, le gustaba esa instalación la verdad, le parecía muy digna de una organización criminal. No es que no le gustaba la gran mansión de Novac, solo que siempre le había parecido muy aristocrática y una parte de él pensaba que organizaciones como las suyas deberían tener lugares como ese de cede, conejeras llenas de escondrijos. Aunque sabía que ese siempre había sido el estilo del abuelo Vanni, dejar todo a simple vista, era un claro “dispárame si te atreves” era una forma diferente de imponerse. Mira la bicicleta y, por un momento, le entusiasma bastante la idea de tener su cuerpo contra la espalda de Allen. Y entonces le suelta ese comentario.

Entreno todos los días, no ofendas —bien, no entrenaba toooodos los días, pero al menos tres veces a la semana— sigo teniendo un cuerpo de veinte —tal vez de treinta, pero Allen no podía estarle diciendo esas cosas porque lo cierto es que Fred se mantenía muy bien para su edad, entrenaba y estaba bien formado. Se sube detrás de él, acomodando su entrepierna contra ese trasero y, solo por molestar, lo pellizca antes de que partan— parece que el relleno eres tú —le dice en tono de broma antes de que se pongan en marcha… aunque le gustaban los traseros como ese.

Avanzan sintiendo el frío de la noche contra sus cuerpos y al llegar Fred enarca una ceja, no era para nada lo que esperaba, no iba para nada con el estilo que solía gustarle a Vaal. Fred pensaba que estaría especialmente sensible, pero estaba tranquilo, no es que la muerte de su esposo no le afectara ya más, es que había hecho paz con su partida y esas cosas ya no dolían. Lo que le hizo sonreír fue la clara expresión de desagrado de Allen, sonrió divertido.

Oh, el gran Allen, asesino y líder de la conejera seguro no le tiene miedo a una casa abandonada, nada de vámonos, entremos —sonríe y lo toma del brazo para que avance. Divertido por su reacción, se acerca y se da cuenta de que no tiene una llave, pero recuerda que Vaal solía esconderlas sobre el marco de la puerta así que estira la mano, tantea y, bingo, encuentra la llave y abre aquella puerta malgastada por el tiempo.

Un aire frío sale del interior de la casa y Fred sonríe más al ver la expresión de Allen, se le hace demasiado entretenido, entra y lo jala con la mano para que entre, mira alumbrado por la luz de la moto y junto a la puerta están los fusibles, la madera cruje bajo sus pies, Fred pica a Allen para molestarlo y luego enciende la luz que ilumina el salón. El lugar está vacío y empolvado, tiene grandes ventanales pero no tiene muebles, solo hay uno, se acerca a él y lo registra hasta encontrar un sobre, sonríe y mira a Allen.

¿Me das un momento para leerlo? Puedes recorrer el resto de la casa —se acerca a él y se inclina para hablarle al oído— no tengas miedo, si vienen los fantasmas grita e iré a salvarte —se ríe bajito, aunque por dentro no puede más que pensar en lo bien que huele el cabello de Allen y lo mucho que quiere lamerle el cuello.

Le atrae, no tiene temor a admitirlo, pero no está seguro de que a Allen le guste él, lo cierto es que quiere tenerlo en su vida, él lo ha ayudado demasiado, lo ha hecho sentir bien de nuevo, lo ha hecho sentir que puede volver a excitarse por otro hombre y querer a otro hombre y no creyó eso posible. Pero necesitaba buscar alguna señal. Sentía que Vaal no habría querido que estuviera solo y que había pasado ya su época de duelo. Y quería intentarlo con Allen. Realmente quería.

Pero ahora debía dar una mirada al pasado, a su esposo, al hombre que amó. Y abrió la carta.
avatar
Fred III

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 05/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Vaalmir el Mar Sep 05, 2017 8:19 pm



Si has llegado hasta aquí, es porque definitivamente no estoy a tu lado hace tiempo. Pero sabía que llegarías a este lugar, siempre fuiste valiente, y fuiste fuerte, jamás le tuviste miedo a nada y avanzaste contra viento y marea a pesar de las dificultades.
Sé que si llegaste hasta acá es porque no dejaste que la tristeza dominara tu corazón, y aunque no imaginaría mi vida sin tí, si puedo imaginarme la tuya, por nuestros hijos, porque siempre fuiste el mas fuerte de los dos.
Quería esta casa para finalizar nuestra vida juntos. Quería remodelarla, plantar rosas blancas y vivir una vida en la vejez de tu mano, admirando la nada misma, estos bosques que me recuerdan a los que crecían al rededor de mi casa en Rusia.
Pero ese sueño ya no es posible, ahora te dejo a tí esta pocilga vieja, imaginando que así luce el presente para tí, como una imagen que apenas se sostiene, pero se sostiene, porque tiene cimientos firmes. Quiero que, poco a poco, reconstruyas y conviertas esta casa en un hogar para tí. Encuentra a alguien que te ame tanto o más que yo, que no tenga miedo de demostrarlo, que sea tan impulsivo como tu, que no piense tanto las cosas. No me busques a mí en otra persona Frederick, no busques a alguien que te haga sentír cómodo... busca a alguien que te obligue a superarte, que te motive a dejar atrás el que eras en el pasado, que te haga enfrentar nuevos retos, tus viejos miedos.

Se feliz, no importa con quien, pero sé feliz, porque cuando sonríes siento que el cielo se abre para mí.
Vive Fred, tómate tu tiempo, si ya estoy en la eternidad, pues no hay prisa por reencontrarnos...


Con Amor, Va
al.




****


Allen decidió esperar fuera en la moto mientras se fumaba un cigarrillo, imapciente.
-Se le caerá una viga en la espalda y vamos a tener que ir a sacarlo.-
Se quejó.
-¿¡Terminaste GhostBuster?!-
avatar
Vaalmir

Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 05/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Fred III el Miér Sep 06, 2017 1:06 am

Vaal logra que su corazón se sienta tibio. Sonríe al leer sus palabras, al saber que cree que él es fuerte. Y también ríe un poco ante la idea de Vaal remodelando, seguro se las habría pasado dándole instrucciones mientras él hacía todo. No estaba seguro sobre lo de la casa, pero sin saberlo le había quitado un peso de encima al decirle que buscara a alguien. Porque él pensaba que Vaal querría que no estuviera solo, pero ahora tenía la certeza de que así era. Apretó esa carta contra su pecho, amándolo tanto como lo había amado siempre. Regalándole una sonrisa y sintiéndose profundamente satisfecho.

Nos encontraremos un día —dice al cielo y escucha el grito de Allen afuera, sonríe divertido. Ha decidido pasar la página— ¡Ya voy miedoso! —apaga las luces, baja los fusibles y sale de la casa, cierra con llave y va a su lado, sonriendo tranquilo le revuelve el cabello— deja de quejarte gruñón, vamos de vuelta o no llegaremos al brindis de navidad —espera que se suba a la moto y se sube detrás de él.

No va a dudar más, va a intentar conquistar a Allen, después de todo, si Allen no está interesado puede decírselo. Él piensa simplemente lanzarse. Así que cuando se sube tras de él se asegura de apegarse bien a esas caderas, dejando que su entrepierna choque contra su delicioso trasero. Lo abraza y acaricia un poco su abdomen, sintiendo que no está nada mal.

Anda, vamos —le dice apurándolo a encender el motor, hasta que finalmente conducen de vuelta a la casa Steel y llegan mirando las luces encendidas y el ruido que se escucha desde fuera. Fred se baja y sonríe un poco— te tengo una propuesta —le dice antes de entrar— vamos, nos quedamos hasta el brindis de navidad, damos unos cuantos abrazos y luego nos vamos a tomar una copa a la conejera, tú y yo —le guiñe un ojo y le pasa un brazo por el hombro mientras se acercan a la entrada— con tanta multitud no podemos hablar tranquilio y si vamos a la conejera podemos ir a tu cuarto, nos bebemos unas copas y nos ponemos al día —qué mejor plan que ese. Además, sabía que no había tanto espacio en la casa, seguro sería muy bueno que él durmiese en otro lado.
avatar
Fred III

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 05/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Allen Vleck el Miér Sep 06, 2017 2:34 am

Fred era impulsivo y determinado, cualidades que Allen amaba de él, pero no por eso se convertía en buen ejemplo a seguir.
Lo vio salir distinto de allí, con la mirada penetrante, y no el pasó desapercibido el manoseo inusual al que se vio sometido en el camino de vuelta a la estancia. Tal vez las copas habían hecho efecto o algo, y en años de juventud, se hubiese aprovechado de esa cercanía y hubiese absorbido de su amor imposible, todo lo que ofrecía.
Pero ahora era un hombre grande, y sabia que guiarse por impulsos acarreaba grandes problemas después, acababan de dejar una propiedad de Vaalmir, ese fantasma que también era el de Allen, porque inevitablemente se vería comparado con él.
Quería mucho a Fred, y no dejaría que el pobre hombre sufriera por sus estúpidos impulsos de calentón, así que como buen amigo le dio un codazo en las costillas, con tanta fuerza, rapidez y sequedad que sintió como vibraron esas costillas en el interior.
-Ay Ay Fredy! Pensar con la pichinken hace mal- Exclamó dulcemente y riéndose, masajeándole una nalga a Fred antes de sacudirse los pies y entrar en la casa. Se giró, haciendo abanico con su rubio cabello y siempre con la sonrisa socarrona lo miró.
- Unas copas y te haré una cama en la cueva si descansar los oídos es lo que quieres. Pero nada de cochinadas, yo llegaré virgen al matrimonio-
Canturreó haciendo girar su saco negro como si fuera una falda pomposa, y entró a seguir con la celebración, brindar y despedir el año.
avatar
Allen Vleck

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 02/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Fred III el Miér Sep 06, 2017 2:58 am

De alguna forma Allen lo estaba rechazando pero Fred no era de rendirse fácilmente, tal vez era que no veía que estaba siendo serio en sus intentos. Se rió por su comentario de “virgen hasta el matrimonio” y luego entró al bullicio. Allí los más pequeños luchaban contra el sueño deseando abrir los regalos de santa cuando la navidad llegara, los más grandes hablaban y sus hijos rápidamente le preguntaron dónde se había metido y él solo dijo que había acompañado a Allen a fumar un cigarro.

Y entonces llegó la navidad.

Alguien se sentó a repartir los regalos y los niños y adultos los abrían felices, disfrutando del ameno momento. Todos menos Moon que seguía dormido en los brazos de su padre y no se enteraba de nada. Para vivir en una casa donde reinaba el silencio tenía una gran tolerancia al ruido. Fred esperó hasta que abrieron el regalo que le hizo a su nieto y a cada uno de sus hijos (un set de dagas para Mist, un libro muy caro recopilatorio de diseños de tatuajes para Tisiph, un traje negro y misterioso para Fred (aunque se lo dio con la etiqueta para que pudiera cambiarlo si no le gustaba) y un viaje para Perseph y Diane). El regalo de Allen lo tenía en el bolsillo, así que cuando terminó con sus hijos le dijo que se iría a beber unas copas para conversar con Allen de la juventud y que descansaran tranquilos. Así se escabulló de allí jalando a Allen para que desaparecieran.

Vamos antes de que nos obliguen a quedarnos —le dijo al oído y salió con él de la casa, con una sonrisa en el rostro. Lo cierto es que no había bebido nada, quería estar totalmente cuerdo cuando intentara algo con Allen, quería ser elocuente, explicarle, así que caminó a su lado hacia esa guarida escondida y una vez dentro esperó a que Allen lo guiara hasta la habitación. Iba sacando todo el valor que tenía dentro a cada paso que daba y cuando la puerta se cerró él decidió que iba a lanzarse. Acorraló a Allen contra la puerta que acababa de cerrar y puso su rostro cerca del suyo— llevo un tiempo queriendo hacer esto —oprimió su cuerpo con el suyo y se hundió en su boca, se estremeció al sentir el sabor de sus labios, sabía a invierno y fortaleza, lo besó acariciando sus labios con fuerza, queriendo grabárselos en los suyos, lamió su labio inferior y se apartó a mirarlo a los ojos, quería decir lo que debía decir— Dime la verdad, Allen —sus ojos claros eran aprisionados por los de Fred, él no quería bajar la mirada— porque yo voy a decirte la verdad, y la verdad es que tú me ayudaste a salir del lugar oscuro en el que estaba, que tú presencia me ayudó como no tienes idea, que cada visita me hacía un poco más feliz —acaricia su largo cabello rubio— mientras más pasaba el tiempo más me daba cuenta de que te necesitaba, que te quería a mi lado, que no quería que te fueras y sin darme cuenta me encontré prendado de ti —no para de hablar, debe decirlo todo— pensé que jamás volvería a querer de este modo a alguien pero tú lo hiciste posible —besa sus labios de nuevo porque no puede resistirse, es un beso corto y apoya la frente contra la de Allen para seguir hablando— me gustas tanto Allen, no tienes ni idea, en serio, no puedo ni quiero ver a nadie más que a ti, quiero pasar los siguientes, treinta, cuarenta o cincuenta años que me queden de vida contigo —se muerde el labio inferior— y sé que probablemente no me veas de esa forma, que si tengo suerte te parezco atractivo y ya… pero dame una oportunidad, Allen —baja las manos por sus costados hasta sus nalgas y las sujeta con sus manos fuertes y amplias mientras inclina la cabeza para hablarle al oído— dame esta oportunidad de demostrarte lo que puedo dar —le besa el cuello y lame su piel. Luego se aparta para mirarlo a los ojos, pero sin soltar sus glúteos— ¿Qué dices?
avatar
Fred III

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 05/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Allen Vleck el Miér Sep 06, 2017 3:58 am

Allen derramó lágrimas tras esos profundos y salvajes besos, con una boca temblorosa que jamás a profanado la lengua de otra persona. Lloró como si el calor de Frederick fuese el Sol entrando en un templo helado, dormido bajo la nieve, y es que sentía muchas cosas en esos labios, incapaz de escapar con sus piernas temblando, como todo su cuerpo.
Le costaba creer que aquellas duras manos estuvieran recorriendo sus cabellos rubios con cariño, le costaba creer, en su mas acérrimo escepticismo, que Fred estuviera profesando unas palabras como aquellas, que estuviera sosteniendo su cuerpo con tanta fuerza.
Sentía tristeza y felicidad porque al estar entre sus brazos sintió, en su cuerpo, algo que nunca jamás había experimentado: se sintió en casa.
¿Qué sería de él cuando esos brazos se alejaran y sólo pudiera vivir con lo que ya sabia, que nunca habia tenido a donde regresar en verdad?. Que era un alma errante y hermosa, un fantasma de alguien que nunca llegó a ser, porque no era feliz.
-Pero si eres perfecto…me lleva…-
Susurró quedamente, unido a su frente con los ojos cerrados, mientras sus manos recorrían aquel duro rostro.
- Yo he estado enamorado de ti…desde que tenía 18 años.-
Confesó y fue como exorcizarse, nunca creyó que ese día llegaría, porque decirlo, implicaba decir toda la verdad.- Pero tu eras de Vaal, y aunque me rompiera el corazón, yo era feliz si tu lo eras Frederick…-
Arrugó el gesto, porque ahora que por fin se cumplía su mas loca fantasía, no se sentía victorioso.
-…Yo no deseaba que Vaal muriera, en verdad. No quería que las cosas se dieran asi…si por mi fuera hubiera sido feliz sólo amándote en secreto, y llorando en ese jardín de rosas cada noche, como lo hice por 20 años…-
Abrió sus grandes orbes celestes y miró las de Fred. ¿Cómo no encontrarlo atractivo? Era perfecto.
-Frederick yo te conozco. Si esto es un impulso…motivado por lo que sea…yo lo entenderé, pero por favor no juegues conmigo, estoy muy…muy cansado de sentir la desilusión… porque sabes que si me pidieras la Luna yo te la traería…y si me pides una oportunidad claro que te la daré...-





avatar
Allen Vleck

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 02/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Fred III el Miér Sep 06, 2017 5:56 pm

Realmente era un torpe bruto. Cómo era que nunca se había dado cuenta de los sentimientos de Allen, escucha y siente tristeza y un calor tremendo. Tristeza de saber que había sufrido tanto y calor al saberse correspondido. Lo observa y limpia sus lágrimas con los pulgares, lo escucha atentamente.

Sé que no querías que eso pasara, lo sé —besa sus mejillas despacio y acaricia su cabello— no es un impulso —le asegura— me sorprende esta confesión, soy un torpe que nunca se entera de nada pero… me hace muy feliz, me siento afortunado —puede que no hubiese mucha gente que lo amara pero quienes lo habían amado lo habían hecho intensamente— ser así de amado es algo que no cualquiera puede experimentar —y él lo había sentido dos veces— soy un tipo con suerte —toma su rostro entre sus manos y lo mira a aquellos ojos cristalinos— gracias por esperar por mí —sonríe y se inclina a besarlo, acaricia sus labios primero despacio, solo rosando aquella delicada y rosada piel, pero luego comienza a mover su boca un poco, más, a abrirla y tantea con su lengua y la mete en aquella cavidad húmeda disfrutando de su sabor. Es delicioso y lo excita de inmediato el besarlo. Sin pensarlo demasiado se aparta, se inclina, lo toma de los muslos y lo levanta como un saco de harina poniéndoselo al hombro, Allen es pesado pero no le cuesta tanto levantarlo— vamos —es todo lo que dice y camina hacia la cama y lo arroja con cuidado allí, mirándolo caer en ella, recostado y sensual con su pelo suelto.

Se quita la ropa de arriba levantándola y arrojándola, dejándole ver su pecho aún firme y quedando desnudo de torso para arriba.

Veamos a quién le decías que no estaba en forma —planeaba hacerlo suyo hasta que no pudiera más o Allen pidiera clemencia, lo que pasara primero. Se inclina y le abre el pantalón, sin mucho cuidado se lo baja y lo arroja lejos, dejando sus preciosas piernas y miembro al desnudo, Fred sonríe y comienza a masturbarlo con una mano mientras con la otra levanta su camiseta y va dejando besos en la piel que expone, hasta llegar a sus pezones y comenzar a besarlos y lamerlos. Lame uno y lo aprieta con sus labios hasta sentirlo duro y pasa al otro mientras lo masturba y comienza a bajar la mano hacia sus nalgas y tantea su entrada con los dedos, mete uno y siente el calor delicioso de su canal, se alza para besarle los labios mientras le mete un dedo y lo masturba— ¿Serás mío?

Feliz navidad para Fred.
avatar
Fred III

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 05/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Allen Vleck el Vie Sep 08, 2017 3:29 am

Los fuegos artificiales estallaron en el cielo y dentro de aquella cueva también, como en alguna extraña fábula de metáforas.
La pasión de Frederick despertó la propia, una que tenía acumulada por dentro y que estalló cual volcán, cuando los labios y manos de aquel maduro hombre lograron quebrar, con fuerza, las duras capas de hielo que tenía en el ser.
Aquel catre no soportó el peso de ambos cuerpos, uno muy esbelto y el otro muy fornido, pero eso no los detuvo de seguir con su danza desenfrenada. Allen no era tímido, era duro y agrio, tal vez, pero no era tímido, no tenía miedo de la naturaleza de Fred, era extremadamente curioso, tanto como apasionado y desde luego se dio el lujo de conocer cada centímetro de aquella curtida piel.
Su móvil vibraba, perdido entre los nidos de sábanas que rodeaban sus cuerpos desnudos y sudorosos. Sus cabellos rubios estaban mojados por el intenso ejercicio, la humedad, el encierro, el calor que se mantenía allí dentro a pesar de que afuera todo estaba bajo la nieve.
Sus dedos recorrían el pecho del novacense, tratando de memorizar sus cicatrices, sus hendiduras, sus pliegues maduros. Lo mantenía atrapado con una pierna mientras trataba de recuperar el aliento, excitado ya dolorido, pero en paz, con los fluidos deslizándose lentamente por entre sus piernas.
-Tengo miedo de dormirme, y que todo esto sea un sueño.-
Confesó con su voz cascada, por la edad y porque pues expelía humo como una chimenea industrial. Aún así estaba enamorado del aroma del mentón de Frederick.
avatar
Allen Vleck

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 02/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Fred III el Vie Sep 15, 2017 1:42 am

Lo había hecho suyo en más de una manera, había disfrutado de su cuerpo mientras forzaba a sus músculos a rendir, entregado a la pasión de sus entrañas. Lo había besado hasta cansarse y se había unido a su cuerpo hasta estar satisfecho, ahora sus músculos cansados le obligaban a respirar pausadamente mientras buscaba con sus ojos todos los pliegues de su figura, con más calma. Absorbiéndolo todo. Estaba atrapado por la pierna de Allen pero no le preocupaba, solo descansaba una de sus manos en la cadera de Allen, acariciándole con confianza una nalga, circularmente, de manera que abría y cerraba a ratos su entrada.

Deberías tener miedo de dormirte y que me vuelva a aprovechar de ti —lo cierto es que no tenía tantas fuerzas como para hacer eso, pero por molestar y disfrutar de Allen sí que haría el esfuerzo. Le besó el cuello— debes descansar —lo jaló un poco para hacer que se recostara sobre su cuerpo y de ese modo poder agarrarle las nalgas con las dos manos, dejando que se apoyara en su pecho. No le molestaba el peso sobre él, le gustaba— mañana habrá mucho que hacer, debo decirle a mis hijos que quiero venir a Alemania para estar contigo y además seguro te haré mío de nuevo —comentó como si nada, acariciando con sus dedos la entrada húmeda de Allen.

Sonrió al sentir que su semilla aún salía de allí. No sabía si para Allen era posible pero la verdad él amaría verlo embarazado. Quería ver su vientre lleno de vida, revivirlo con su simiente, verlo dar frutos de su amor. Vaal no le había querido dar más hijos y no le molestaría que Allen tampoco quisiera… después de todo era su cuerpo. Sin embargo sí le hacía ilusión, después de todo Fred era todo un Fred Spiegel, adoraba ver su descendencia, si por él hubiese sido habría tenido muchísima más prole. Tal vez por eso había revertido hacía un año su vasectomía. En fin… besó la frente de Allen.

Quédate sobre mí, así no me podré escapar —bromeó un poco y lo sujetó mejor desde sus nalgas— y si tratas de irte me daré cuenta —lo besó una vez más— anda, vamos a dormir, nos espera un largo día.
avatar
Fred III

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 05/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Allen Vleck el Dom Sep 24, 2017 3:17 am

Tras la maravillosa noche, se levantó temprano y estuvo unos minutos observando a Fred para asegurarse de que no estaba soñando otra vez y que en verdad aquello estaba pasando, además tenia el culo muy roto y eso no lo podia imaginar.
Se dió una rápida ducha y luego de vestirse y cubrirse, avisó a Fred y le dejo sólo, primero para arreglar sus asuntos y luego, para que no cedieran a la pasión, al menos hasta que su trasero sanara un poquito.
Tras los festejos y la comida, la mayoria estaría descansando, los madrugadores beberían té y los mas jóvenes analgésicos para el estómago. Nadie notó un cambio en él aunque él mismo se sentía diferente en el interior, liviano, sereno, pero también asustado por las palabras de Fred.
Cuando apareció en la escena tuvo sentimientos encontrados, porque él no era de blanquear su vida privada con su gran familia, para darse tiempo a asimilar lo que había pasado trató de evitar el contacto y que ambos se concentraran en hacer que sus familias estuvieran cómodas, ayudar a desarmar las mesas , las sillas descolgar adornos y limpiar todo, o al menos terminar de limpiar y acompañar a los parientes lejanos a sus casas o al aeropuerto.

Recién después de que la casa se hubiera vaciado un poco y de que sus miradas volvieran a encontrarse en el rosal, Allen pudo darle un beso en los labios y disfrutar de sus cálidos brazos. Sabían que debían decirle a los hijos de Fred y eso lo ponia tenso y muy nervioso.
-Oye, no soy quién para decirte como ser padre, aunque creo que lo haces bien, pero...no seas duro con ellos ni te enfades si no lo aceptan de buenas a primeras. Recuerda que perdieron un padre... y les puede doler mucho que tú presentes a...bueno...a mi, osea a alguien nuevo...-


No podría soportarlo, si él se convertía en un obstáculo para que padre e hijos estuviesen felices no podría vivir con eso, porque quería que Fred fuera feliz, y esa felicidad (sabía él) florecía en sus cuatro hijos. Pero no estaba en contra de aclarar las cosas tan pronto, al contrario, él sentía que no tenia nada que ocultar, no tenia que pensar o analizar porque no era Vaal. Allen había vivido de su instinto y su equilibrada prudencia toda la vida.

Estiró con sus pulgares las arrugas de Fred, sobre todo las de los ojos, y las comisuras de los labios, por diversión nada más.- Ejercitas pierna, brazo, torso ¿cuando te toca trabajar la cara cabrón? ¿he?-

avatar
Allen Vleck

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 02/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Fred III el Miér Sep 27, 2017 10:43 pm

Se despertó con el cuerpo cansado pero satisfecho, miró a Allen marcharse y se sentó pensando que debía alistarse, se metió a la ducha dejando que el agua tibia aliviara sus músculos cansados. Luego se vistió con ropa abrigada y salió al encuentro de su familia. Debía decirles a sus hijos su relación, normalmente no pensaría en darles explicaciones, pero sus hijos habían sufrido mucho con la pérdida de Vaal y Allen no era cualquiera, era un mafioso como él y, además, no era una cosa de una sola noche, era algo serio, no podía solo llegar y hacer aquello sin decirles nada. Notó que Allen trató de evitar su contacto, al Fred joven e impetuoso aquello le habría molestado, probablemente lo habría tomado allí mismo en la mesa para dejar claro cuánto lo deseaba, pero él era otro Fred ahora, más viejo y más sabio, más educado, así que le dio su tiempo. Por suerte pudieron reunirse después y disfrutar de sentir su calor contra su cuerpo.

Lo sé, imagino que alguno no lo llevará bien, pero ellos igual deben entender que tengo derecho a rehacer mi vida —le acarició el cabello. Se rió entonces con el comentario de sus arrugas lo que hizo que estas se notaran aún más, aunque cuando reía sus arrugas no se veían tan mal— tal vez deberías ejercitármela tú, mientras tanto yo me encargaré de poner en forma tu trasero —se lo agarró con ambas manos y se rió un poco. Luego mandó un mensaje a Perseph, el mayor de sus hijos, y le pidió que reuniera a sus hermanos para hablar con ellos.

Fred era de los que prefería enfrentar los problemas de una sin aplazar las cosas demasiado.

Perseph se preguntó a qué venía el pedido de su padre pero no dudó en obedecer, buscó a Fred, a Tisiph y finalmente a Mist, que estaba entrenando como siempre (a Owen lo estaba cuidando él así que no tuvo que buscarlo) y se reunió con su padre en un jardín desolado donde lo encontró junto a Allen. Supuso que era algo de la mafia y miró a Owen dudando de si debió traerlo o no.

Buenos días mis retoños —Fred observó a sus cinco hijos— tengo noticias que darles y espero que puedan entenderlas… —trató de decírselos no tan de golpe— ha pasado ya un tiempo desde que perdimos a su padre y ustedes saben cuánto nos amamos… por lo mismo, sé que su padre hubiese querido que yo fuera feliz, que siguiera con mi vida, que no me quedara en el pasado… lo sé porque me escribió una carta diciéndomelo —observó los ojos confundidos de sus muchachos— me tomó un tiempo tener la fuerza para salir adelante pro lo he hecho, en gran parte gracias a Allen —lo miró con una sonrisa feliz y agradecida y sus hijos comenzaron a sospechar probablemente lo que venía— y ahora quiero vivir lo que me queda de vida junto a él, queremos estar juntos… espero que puedan entenderlo.

Perseph era probablemente quien menos problemas tenía con la unión. Era el mayor y siempre había sido el más centrado de todos. Observó el brillo en los ojos de su padre y entendió que era feliz con Allen. Además, él había sido el único que se había quedado en casa todo el tiempo, viéndolo doler y sufrir su luto, los demás se habían marchado en un momento u otro. Él sabía cuánto había trabajado su padre para llegar hasta allí. No podía culparlo por buscar su felicidad, él los había ayudado siempre a ser felices. Era su momento de apoyarlo a él, aún extrañaba a su papá Vaal y siempre lo extrañaría, pero se sentiría egoísta si no dejara a su padre ser feliz.

—Pues… espero que sean felices juntos papá —fue lo que dijo.

Mistislav era otro asunto. Su herida aún estaba abierta, su dolor aún le palpitaba en todo el cuerpo. Miró a su padre sin entender cómo había podido seguir adelante, porque él no había podido. Tal vez porque Mistislav no había tenido cartas de Vaal, tal vez porque le pesaba en el alma haber sido el que menos vio a su padre en vida y aún le hacía demasiada falta, su ausencia pesaba por su muerte y por la vida que había vivido. Apretó los puños molesto, tal vez no con su padre sino con él mismo, por ser incapaz de ser feliz. Por sentir aún tanto dolor.

—Tengo que entrenar —fue todo lo que dijo y salió corriendo en dirección a los bosques que había aprendido a conocer. Se metió en la espesura y no se detuvo hasta sentir que estaba lo suficientemente lejos. Entonces comenzó a lanzar cuchillos a los árboles a su alrededor, imaginando que eran objetivos a matar.

Mientras tanto Fred esperaba más reacciones, suponía que serían más como las de Mist que como las de Perseph, pero esperaba que sus otros hijos lo entendieran.
avatar
Fred III

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 05/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Allen Vleck el Miér Oct 11, 2017 4:59 am

Allen hizo una mueca de disgusto por la huída de Misty. Él era tan Giovanni.... tenía su impetu y tambien su furia. No sabía como abordarle, por momentos, ni si quiera sabía si Vaal hubiese estado de acuerdo en que él se acercase mucho a sus hijos.
Viviría con la sombra de Vaal toda la vida, aunque los años pasaran, pero era una condena que llevar mucho mas aceptable para él, que vivir una vida sin Frederick ahora que había conocido el calor de su amor.

Por su puesto, Fred hijo no se sintió a gusto con la noticia, se mostró claramente ofendido, juntando su chaqueta y su móvil para levantarse de ahí e irse, con calma pero con molestia sí.
-Que rápido te recompones. ¿Por eso te acercabas a nosotros?...- Le dijo en reclamo a Allen, pensando que lo habia ayudado con su carrera de modelo solo porque quería conquistar a su padre. Como se fue enojado no esperó respuesta, pero Allen tampoco la formuló, sabía que Fred estaba mal y que no querría escucharlo. Sólo pudo mirarlo irse con una mueca de disculpa y una sonrisa de comprensión.

Quedaron Gwenn y Tisiph, que abrazó a su hermanito para que no se sintiera mal. Tisiph tenía una mirada mas madura, al igual que Perseph, sobre todo aquello, había visto a su padre muy feliz ese ultimo tiempo, y no le importaba cómo logró estarlo, sólo le importaba que lo fuera, que fuera feliz.
-¿Significa que ya no vendrás a Novac? ¿Viviré solo allá?- preguntó Gwenn todo confundido, con sus 14 años aún era demasiado niño, ese bello niño de rasgos asiáticos y largo cabello.

-Claro que no Gwennie.- Dijo Allen sonriéndole con serenidad.
- Pase lo que pase ustedes son una familia y seguirán viviendo todos juntos, porque la mayor felicidad de Fred son ustedes, sus hijos, y yo quiero mucho a Fred, pero mas quiero su felicidad y ésta estará donde estén ustedes.-
Le hubeira gustado que Fred y Myst lo entendieran, pero sería a su tiempo.

- Y si Frederick decide venir a vivir aquí, entonces tu también vendrás ... y todos los que deseen hacerlo.-

-Esta bie papá, me alegro por tí.- Dijo Tisiph, acercandose a su padre porque iba a darle la mano y palmearle el hombro, pero al final decidió abrazarlo bien fuerte aunque ya era un hombre con barba y tatuajes. Desde algun lugar del Universo, Vaalmir los abrazaba también.
avatar
Allen Vleck

Mensajes : 55
Fecha de inscripción : 02/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Adios a Vaal

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.