Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Adios a Vaal
por Allen Vleck Miér Oct 11, 2017 4:59 am

» El silencio de Adhara
por Adhara Mar Jun 30, 2015 2:12 am

» Residencia Dumstone para jovencitos
por Diadema Miér Mayo 06, 2015 3:21 am

» Traumatología
por Dr. Hegel Lun Nov 24, 2014 12:56 am

» Uniones arregladas
por Fred III Jue Nov 06, 2014 5:55 pm

» Alemania antes de una boda
por Allen Vleck Lun Oct 27, 2014 2:38 am

» Hijos de asesinos
por Fred III Sáb Oct 25, 2014 6:59 pm

» La vida en Omsk tras los años dorados
por Mirzy-Lavy-Kiry Jue Oct 23, 2014 6:36 pm

» Mágica Londres
por Cain Dom Oct 05, 2014 6:06 am

» Revolución
por Vaalmir Mar Jul 22, 2014 3:59 am

» Imagenes sexys
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 6:14 pm

» El interior
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 12:43 am

» El Pacto de Granate
por Engel Spiegel Dom Jul 20, 2014 4:28 am


Bienvenida real

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Miér Ene 29, 2014 10:47 pm

Suspiró y lo miró así de molesto y ofendido como estaba, sería difícil explicarle, lo dejó terminar de hablar hasta que tomara su pausa, lo miró triste porque realmente no había querido lastimarlo.

Creo que no me escuchaste Urhiel, no pienso acostarme con tu padre —suspiró, no porque no lo deseara, sino por todo lo contrario— si no lo quisiera en serio, simplemente buscaría la forma de acostarme con él, pero lo que quiero es... solo estar con él ¿lo entiendes? Del modo que sea, a través de cartas, o solo conversando con él, lo que sea que pueda darme, me será suficiente —suspiró— quiero estar con él, respetarlo. Por eso no lo tocaré, porque sé que eso lo haría sentir mal... no es un juego, para mí ha dejado de ser un juego hace mucho tiempo

Se puso de pie y se paseó por la habitación, miró a aquel muchacho joven, herido, lastimado en su orgullo y en sus sentimientos, hubiese querido tener una solución para él, pero no la tenía.

Urhiel, solo quiero que sepas que no engaño a tu padre, pero también que él no tiene la culpa de nada, se negaba rotundamente a hablar conmigo al principio porque no quería traicionarte —no quería que por ningún motivo culpara a su padre, Víctor no merecía algo así— y creo que de algún modo por eso elegimos las cartas, porque sé que es la única forma en que podremos comunicarnos sin dañar a nadie... —suspiró— creo que pensamos eso ¿a quién puede lastimar nuestro secreto? De algún modo creo que incluso si solo puedo escribirme con él por siempre, seré feliz... —suspiró— pero si te molesta, si te hiere demasiado... dejaré de hacerlo, realmente me interesa mucho a tu padre, lo quiero —miró al suelo— pero sé que lo último que él quisiera es lastimarte, y lo que él quiera se ha vuelto lo que yo quiero... —se apretó el pecho sintiendo su corazón ir muy rápido, le aterraba la idea de perder aquello, que era lo último que le quedaba, sus cartas— realmente lo quiero —le dijo con los ojos de alguien que hacía mucho que no se sentía así por otra persona.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Urhiel Hasburgo el Miér Ene 29, 2014 10:58 pm

-No!...-
Tapé sus labios y cerré los ojos, pero era demasiado tarde, ya lo habia dicho, lo habia inmortalizado para siempre en mi cabeza.
Sentia ganas de gritar y morderlo hasta desangrarlo, sentia tambien mucho dolor, pero por otro lado...por otro lado pude dejar a un costado mis sentimientos y comprender que Victor y Ariel estaban viviendo un secreto amor muy doloroso, no se permitían ser el uno para el otro y sabia que de terminarse, ésto mataría a Victor lentamente.
Respiré profundo y me tranquilicé, puse mis manos en mi estrecha cintura mientras miraba de un lado a otro el suelo,en una clara postura de estar pensando.

Luego de un rato,lo miré, allí con el corazón latiendo por Victor tan rápido que se veia asustado por lo que no quería aceptar.
- Así no se vive el amor.-
Le dije regañándolo, pero no enojado.
-Tienes que ir por lo que quieres y tomarlo, no puedes seguir dilatando ésto así. Victor jamás cederá mientras tenga el control de lo que pasa.-
Pensé, rascándome la barbilla, luego revisé mis bolsillos y luego los bolsillos de mis chaquetas, para buscar mi móvil y al mismo tiempo un gps clandestino que habia instalado para los usos de Legion.

-Escucha con atención,voy a decirte algo que solo puede quedar entre nosotros,sin preguntas ¿ok?.-
Le advertí.
-Hay una vía grande que sale del la linea de subte A y que conecta a otra que va directo a Luxemburgo,Línea B. Es una via secreta que tenian los solados de la guerra civil para desembocar en Bélgica. Vas a ir con tu auto y lo vas a usar para ir hasta Luxemburgo, la via desemboca en los viñedos del Palacio, aunque es un viaje de 4 horas. Irás y enfrentarás al Rey, y formalizarás lo que te pasa, sin mas vueltas ni estiramientos, sin que pueda poner entre ustedes un muro de formalidad y de compromisos.-
Lo hice correr y abrí la puerta de esa habitación, mirandolo por última vez, las lágrimas se me caían de nuevo.
-Si eres digno del rey entonces no te comportes más como un súbdito, pórtate como un hombre y ya...-

Y me fui, me cambié y decidí ir a emborracharme y salir de putas.



avatar
Urhiel Hasburgo

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 08/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Jue Ene 30, 2014 12:39 am

Lo observó, allí sin decir nada, decidiendo su destino. Si se negaba, si le decía que prefería que su padre no se juntara con él, entonces tendría que respetar su decisión, porque no podría lastimar al hijo del hombre que quería. Su respuesta lo sorprendió, pensaba que de aceptarlo simplemente querría que le mandara más cartas, pero no pensó que lo mandaría directamente con su padre con información como aquella.

Lo vio llorar y le deseó sinceramente que encontrara a alguien que pudiera amarlo como se merecía. Y entonces dejó aquel palacio y fue en carretera, acelerando al punto de que el viaje de cuatro horas lo hizo en dos, era fácil conducir en un pasadizo sin tráfico. Condujo incansablemente hasta llegar a los viñedos, entró al palacio y buscó al rey, era tarde y sabía que estaría en su cuarto, pasó por el salón y no estaba, tampoco en la biblioteca, sí, debía estar en su cuarto, así que entró allí, sin tocar, abrió la puerta con la respiración agitada y lo observó, hambriento de él. Cerró la puerta y lo quedó mirando, deseándolo, saboreando la sorpresa en su mirada.

Sin palabras fue hasta él, no lo dejó decir nada, tomó su rostro y lo besó, metió la lengua en su boca mientras lo abrazaba y sus manos se colaban en aquel pijama, besándolo intensamente, tocándolo para hacerlo olvidarse de quien era... le había pedido que solo fuera un hombre y lo sería. No le dejaba casi respirar, lo besó, lo siguió besando, consumiendo sus labios con la pasión que había estado conteniendo.

Te quiero —dijo contra su boca y comenzó a bajar por su pecho, besándolo, saboreándolo... con las manos en su cuerpo, tocándolo de forma lasciva, hundiendo los dedos en sus muslos, buscando su entrepierna.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Jue Ene 30, 2014 1:26 am

Nunca antes un hombre me habia avasallado como Ariel, mis labios habían olvidado por completo lo que se sentía ser besado y hormigueaban como si mariposas pudieran salir de ellos.
En la vida, yo habia podido sentir lo que sentía ahora, nunca jamás mi mente habia estado tan en blanco, pero de repente me vi sofocado por una pasión inexplicable y terrible y sentí que no era yo quien estaba allí controlando la situación, y mi pijama parecía de papel ante sus manos tan fuertes y decididas.
-No...-

Dijeron mis labios, tras retirarme de su lengua y de su pecho, pero estaba atrapado en sus brazos y mi aliento chocaba contra el suyo,me sentía de 20, inclusive con los mismos miedos.
-Yo no...yo nunca he...estado con un hombre, no yo, no es correcto...-

Le dije con las piernas temblando como gelatina ante su mirada directa y con sabor a cielo,mi boca estaba acalambrada y entumecida y mis ojos veían sus labios húmedos y su mentón áspero. En mi cuerpo se desencadenó algo completamente febril y adictivo que no podia frenar.

_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Jue Ene 30, 2014 2:14 am

No pensaba que aquella fuera una realidad, pensó que lo habría hecho con algún hombre antes, pero veía el miedo en su rostro, en todo su cuerpo, debía hacerlo sentir seguro. Le sonrió encontrando tierna aquella declaración, acarició su rostro y le regaló otro beso suave.

Todo estará bien, estará bien —le dijo tratando de tranquilizarlo— te haré sentir bien —no pensaba ceder ante el miedo de Víctor, le dejó un beso más en los labios y comenzó a bajar por su pecho, abriendo su pijama para besarlo, para succionar sus pezones como lo deseó alguna vez, pero diferente de aquella vez no se detuvo mucho tiempo, quería mostrarle lo bien que podía sentirse.

Bajó a su entrepierna y lo desnudó sin más, metiendo la cabeza entre sus piernas y agarrando la cabeza de ese miembro semi-endurecido, tomó su glande y sin más se lo metió a la boca, estaba saboreando a Víctor, cuando lo tenía dentro de la boca usaba la lengua para estimularlo, primero chupaba solo la cabeza pero luego empezó a bajar más y más, haciéndole una mamada en toda regla. Se apartó un momento a salivar sus dedos y luego se la siguió chupando, dejando su pene a ratos para bajar a sus bolas y lamerlas, mientras un dedo intruso buscaba abrirse paso entre la suavidad de su entrada.

Nada había entrado allí jamás y ahora él metía su dedo con cuidado pero firmeza, entrando poco a poco en un culo apretado por más de cuarenta años. Comenzó a meterlo al ritmo de su cabeza, él hundía el pene en su boca, metía el dedo dentro... abriéndolo a ese ritmo. Pronto agregaría otro dedo.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Jue Ene 30, 2014 2:44 am

Mi respiración agitada es lo que mas fuerte se escuchaba en el cuarto,tan poco discreto,siempre con el miedo latente a ser descubierto. Miedo,parecía que ese debia ser mi segundo nombre en vez de Príamo.
A mi edad jamás creí que tendría que pasar por estos estadíos corporales tan diferentes, pues me habia acostumbrado a pensar mi cuerpo mas bien como algo biológico y nada más. Por eso me llenaba de vergüenza tener que ver como aquel hombre de imponente carácter se metía entre mis piernas, en una zona que no habia tenido actividad en muchísimo tiempo, allí estimulando cosas que creía perdidas. Su intromisión descarada entre mis nalgas provocaba el escape de aire de mi cuerpo con temblor, pero todo yo temblaba.
Era asi el cuerpo que es humano, con sus olores humanos y fluidos humanos, donde se aman cosas desagradables y pegajosas que escondemos por pudor, donde mis manos aún reflejaban el deseo de cubrir aquellas vergüenzas de alguien a quien apenas habia visto unas veces y de otra manera, menos violenta.

Lo separé de mi cuerpo porque temia no saber en donde empezaba el mio y acababa el suyo, y entonces ví de nuevo sus ojos que no habian cambiado ni un poco en sus intenciones.
Deseaba tener veinte años, ser mas delgado, ser mas flexible, ser mas ejercitado, pero uno hacía lo que podía con lo que tenía y me acerqué a besar sus labios, torpemente, siendo mi lengua un estorbo en ese momento, un lastre que no sabia como actuar.
Y sus labios fueron la ambrosía que necesitaba mi voz, como su aliento fue el eco que despertara mi virilidad.

_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Jue Ene 30, 2014 3:05 am

¿Por qué lo apartaba de su virilidad? Quería comerlo entero, quería hacerlo conocer el placer de algo que se le había ido ya por demasiado tiempo. Ah, pero cuando lo besó supo que se había entregado, que pondría de su parte. Se encargó de su boca con la propia mientras su mano bajaba a masturbarlo, y él metía un segundo dedo, empezando a hacer movimientos de tijera dentro de aquel apretado interior, abriéndolo cada vez un poco más, hasta que sintió que su miembro ya podría entrar en él, lo miró entonces, con aquellos ojos intensos que eran solo suyos.

Respira profundo, voy a meterla —le dijo acomodando el pene contra su entrada, metiéndose poco a poco, lentamente en su interior, empujándose y sintiendo como apretada cada venosidad de su pene, pero él se empujó sin detenerse hasta sentir que sus bolas chocaban contra sus nalgas, estiró la mano para tomar un cojín entonces y lo puso bajo la cadera del rey, para levantarlo y ayudarlo un poco. No dejaba de masturbarlo y mirarlo.

Estaba dentro, estaba dentro de Víctor, casi no podía creerlo, se sentía magnífico, lo deseaba tanto, era... era perfecto. Comenzó a moverse lentamente para no lastimarlo, aunque deseaba hacerlo rápido, buscando los ángulos que le darían más placer.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Jue Ene 30, 2014 3:24 am

El dolor era soportable, sostenible a pesar de todo, pero era curioso como las entrañas y los latidos del corazón se amoldan al ritmo que proclama el miembro ajeno, pudiendo sentir un ardor que luego se hizo líquido tibio o frio, de la sangre rectal que mojó la cama sin que yo pudiera percibirlo.
Estoy bajo un hombre que me roba el aliento y al cual le pertenezco aunque lo niegue rotundamente, por derecho de su aliento y de su madura experiencia, no me puedo quejar, ni gemir alto, no me atrevo a ser un escandaloso, siempre fui un amante discreto y alejado de la violencia corporal.
Hasta que pude sentir el placer en todo aquello, en la unión de dos cuerpos masculinos, en Ariel deseándome de aquella manera y yo no pudiendo hacer más que acariciar sus cabellos y mirarlo a la cara, tal vez balbucear su nombre con dolor cuando lo hacía demasiado rápido,demasiado brusco tal vez.

Pronto eyaculé entre ambos como su eyaculación en mí, como la calidez de su simiente atravesó el calor de mi cuerpo fue una experiencia a rememorar, despues del éxtasis,sólo lo abracé y entonces sobrevino el dia siguiente.
Mis ojos estaban abiertos, pero mi cuerpo, asi como mi cabello, estaban enredados en el otro que dormía profundamente en mi hombro. Miraba el techo de mi habitación,debatiendo en mi mente, inmerso en una contradicción creciente,mientras trataba de no hacer movimiento alguno que despertara a mi compañero.

Mi nariz estaba tan cerca de su cabello que podía sentir en él mi propio aroma, como podia adivinar en donde estaba poyado su miembro.
Reconozco que tuve el impulso de alzar las sábanas y mirarme, seguro sin poder reconocerme, pero no lo hice, no...aún tenia que pensar qué hacer con todo eso que sentía.
¿Podría negarme a ser poseído por él una vez más?, posiblemente no, no cuando ya me habia mostrado la magia placentera de su compañía.
Ariel....apenas habia pronunciado su nombre unas veces, me estremecía cuando salía de mis laios.



_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Jue Ene 30, 2014 3:27 pm

Le había hecho el amor con el mayor cuidado que podía tener, le había tenido hasta derramarse en sus entrañas mientras Víctor lo hacía fuera. Estaba cansado por su largo viaje y por haber tenido sexo de ese modo con él, así que se durmió abrazando a aquel hombre, susurrándole las últimas palabras de cariño, antes de caer totalmente dormido, inconsciente de los pensamientos de su amante.

Se despertó horas después, aún con aquel cuerpo tibio a su lado, lo observó pacífico, con los ojos cerrados, parecía la inspiración del cuadro más hermoso o de cualquier poema, en ese momento entendió un poco más a los artistas. Con visiones así de sublimes era difícil no escribir o vislumbrar algo maravilloso. Estiró la mano para acariciarle suavemente el cabello, sin deseos de despertarlo. Era extraño pensar que la vida sería así, que se escondería para poder dormir al lado de ese hombre... que tal vez pasarían días o semanas sin estar juntos, pero podrían hablar en los intermedios, podrían mirarse, sonreírse, cabalgar... hasta encontrar una oportunidad, la vida sería así, de algún modo, pero al menos siempre sería emocionante. Lo miró despertarse poco a poco y él se inclinó a besar sus labios.

Buenos días, hermoso —dijo mirándolo y recostándose para atraerlo a su cuerpo y abrazarlo, le gustaría poder quedarse así por toda la eternidad, con su cuerpo desnudo contra el suyo, respirando al compas, abrazados, con aquel cabello largo imitando una cortina que se extendía por la cama— quisiera quedarme así por siempre —le dijo mientras abrazaba su cintura sin mucha intención de moverse, quería quedarse así un rato más— hueles delicioso —le comentó— todo tú es delicioso... —luego lo miró— ¿estás bien? ¿Te sientes muy adolorido? ¿Te gustó?
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Jue Ene 30, 2014 4:56 pm

Tome su granmano y la apoyé en mi mejilla,para ecibir de él una caricia muy suave y besar el dorso de su muñeca.Lo miré a los ojos con sorna mientras mis nudillos recorrían su áspera mandíbula. De tan solo recordar la noche anterior me estremecía, pero trataba de no hacerlo demasiado álgido.
-Bueno...la vejez no viene sola...-
Le dije para que no se preocupara por el dolor o la incomodidad, pero me levanté de la cama, con un poco de dolor en las caderas en general, sí sintiendome algo sucio y con necesidad de tomar un baño.
-Tomemos una ducha en el baño privado de mi habitación, si lo deseas claro.-
Sugerí poniéndome una bata real y alcanzándole una,mientras me ataba la mía para cubrir mi desnudez.
Uno pensaría que no tenia sentido cubrir el cuerpo cuando ya habia sido explorado al completo, pero sentia que debia tener aún un poco de respeto por mí mismo, necesitaba mi intimidad a pesar de todo y Ariel tambien.

_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Jue Ene 30, 2014 7:19 pm

Tú eres hermoso —le dijo y asintió a lo de la ducha, fue con él poniéndose una bata y una vez allí entró con él a la tina que se llenaba de agua, lo atrajo hacia él para poder acariciar su cintura y su cabello mojado, para poder admirar su cuerpo del mismo modo que el rey admiraría el suyo— Víctor... —le dijo suavemente— quiero más que solo tu cuerpo, quiero escribirte cartas... quiero... quiero poder compartir contigo

No estaba seguro de mencionarle que quería una vida con él, no quería asustarlo en ese momento con sus sentimientos, quería ir despacio, tomarse aquel cariño y deseo con calma, porque aún tenían tiempo, no había urgencia. Aquel impulso había sido necesario para poder atrapar al rey, pero ahora tenían tiempo, había espacio para que pudiesen tomarse su tiempo... dejar a Urhiel libre para conocer a quien deseara aún dentro de aquel arreglado compromiso. Él había encontrado su felicidad y esperaba que el joven encontrara la suya
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Jue Ene 30, 2014 7:53 pm

El momento del baño.
Era extraño compartir ese momento tan privado con alguien, escuchar sus palabras lenas de ilusión y de planes...escuchar en vano su desesperación por estirar el momento de la magia para disfrutarlo cada segundo.

Estiré mis manos para tocar su rostro y mirar sus ojos y sus hombros, entrecerrando mi mirar cuando sus dedos rozaban mis mejillas y acaramelaban mi oído.En sus palabras, escuchar su entusiasmo adolescente me sacó una sonrisa.
-Tranquilo Ariel, estás como un niño de 15 años.-
Sonreí y pellizqué su mejilla para que no se ofendiera por el comentario, él...queriendo vivir el presente y el futuro, todo al mismo tiempo.

Le di un casto beso en los labios, para sentir una vez mas su jovial impetu de desearme y masajeé su hombro, mirando el agua.
-No podemos vivir en el cuento de hadas que anhelamos Ariel.-

Era terrible tener que atarlo al mundo real cuando su corazón galopaba tan alto, pero había cosas en medio que yo no podía simplemente dejar y huir.
-Estoy pensando que ....por un lado, estoy feliz, por como me siento, por estar contigo, al igual que tu quisiera poder tenerte así, para mí. Pero es egoísta mi deseo, cuando hay tanto en medio, siento que debemos ponerle fin a esto ahora, que escribirnos sólo lo hará mas difícil...-

Renunciar una vez mas al amor por el deber sería fácil si ésta vez no se tratara de alguien como Ariel,tan decidido, tan valiente...tan especial.
-Pero no puedo dejar de escribir tu nombre tan fácilmente...no cuando te has vuelto alguien tan...importante...-

Pero el momento intimo fue interrumpido por alguien que insistentemente llamó a mi puerta. Normalmente nadie me molestaba hasta que salia de mi habitación siempre puntual, salvo que fuera una emergencia, bien, ésta podía ser una emergencia.
Salí del baño y me coloqué la bata, tratando de atar mi cabello húmedo antes de atender la puerta,cuando un vocero llegó a mí con palabras calmadas pero serias.

No estaba preparado para escuchar aquello, pero fui discreto y enseguida asentí y tras cerrar la puerta fui al encuentro de Ariel, no corriendo, pero sí caminando muy rápido.
Lo miré para que saliera de la tina.
-Debes volver a Bélgica cuanto antes, Urhiel ha tenido un accidente de auto.-
Me sequé rápidamente y comencé a vestirme con lo que hubiera cerca, alistándome, un poco nervioso, me costaba mantener la calma cuando se trataba de mi hijo.
-Yo aqui...divirtiéndome...y Urhiel haciendo...quién sabe qué. Por Dios...que estúpido.-
Maldecía a mi persona mientras titubeaba entre llevar los papeles o el abrigo.

_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Jue Ene 30, 2014 10:24 pm

Me siento así cuando estoy contigo —le dijo cerrando los ojos cuando empezó con aquello de cortar relaciones, quería decirle tantas cosas y de pronto todas aquellas palabras se atoraron y se perdieron al ver su rostro de horror, salió del agua y se cubrió con una toalla mientras se acercaba a él— hey, tú no sabías, no sabías —le dijo acariciando su cabello y luego fue rápido a la habitación a vestirse.

¿Qué diablos había hecho Urhiel? ¿Por qué no había tenido cuidado? Se vistió, lo besó, y salió de allí, usó el auto y condujo a toda velocidad hacia Bélgica, donde se suponía que debía de estar. Le dolió dejar atrás a Víctor, le habría gustado quedarse con él, acompañarlo en ese momento difícil, pero la realidad había golpeado fuertemente a ambos, Víctor era un rey y él un príncipe, tenía que cumplir con sus obligaciones, tenía que conducir de vuelta a Bélgica y encontrar a su prometido.

Recordaría su regreso como una sucesión de imágenes confusas la una con la otra, sobrepuestas, olvidaría cuál pasó primero o cuál después, las palabras de sus padres, su estadía en el hospital, el silenciamiento de la prensa, la sangre... Urhiel no era más que sangre, heridas e inconsciencia. Le habían contado lo que pasó pero ¿realmente importaba? Lo que importaba es que estaba herido... que los doctores salían de esa sala de emergencias como carniceros... solo para buscar más especialistas. El hospital estaba lleno de periodistas y tuvieron que llevar la guardia para cerrar su sala de espera, donde se preguntaba si eso era su culpa, porque él le había lastimado el orgullo y los sentimientos antes de irse.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Urhiel Hasburgo el Vie Ene 31, 2014 12:33 am

Cuando desperté un tubo gigante estaba siendo retirado de mi garganta. A mi lado estaba Victor y en parte fue un alivio que fuera el primer rostro que me recibía, sin juzgarme ni nada, pero sí muy preocupado.
Sentia un extraño entumecimiento en todo el cuerpo, pero me sentia liviano, muy liviano.
-Papá!- Dije con sorpresa y alivio, cerrando los ojos al sentir su beso tembloroso en la frente, ni en los peores momentos mi padre se permitía ser débil, no lloró ni nada de esas mariconadas.
- Estaba yendo en el auto con unos amigos y algún puto que encontré por ahì, pero no estábamos tan ebrios. Dos camionetas negras nos embistieron de atrás y de adelante y nos obligaron a desbarrancar y...¿qué pasa?-

Victor seguía mirándome de aquella manera extraña.¡Acaso se me habia deformado el rostro?, entonces comencé a mirar a los costados y vi allí a Ariel, lo que me hizo alterarme un poco.
-¡Y tu que carajos haces aquí?. ¡No puedo tener un momento Padre e hijo mas íntimo? Ni siquiera ésta intimidad tendré contigo a mi lado?...Serás..-

-Urhiel...-
Entonces el brazo de mi padre tocó mi hombro, pero lo sentí raro así que miré a un costado y primero vi sangre seca, luego muchas vendas y luego de mi hombro...no habia nada.
Pestañeé muy fuerte y miré a los dos adultos desconcertado.
-...¿Y mi brazo?...¿Porqué no tengo bracito?. ¿En donde está?.-

Pregunté, no sabiendo si reirme o ponerme serio, creía que todo era parte de un sueño muy bizarro pero Victor peinó todos mis cabellos y besó mi única mano ..que sueño mas bizarro.
-Los doctores hicieron lo que pudieron...pero...casi no sobrevives, la infecciòn de tu brazo era terrible Urhiel...podrìa haberte llegado al corazón.-

-Saben esto ya no es divertido, en donde leches está mi brazo, me siento un muñeco de plástico es...¿es una venganza?. Oye tu, Ariel.-
Lo llamé, ya comenzaba a ponerme histérico.
-Estamos ebrios¿verdad?...ya...ya no es gracioso, de verdad...dime qué está pasando estoy...estoy en..¿sigo en Bélgica?...hasta ayer sí estaba en Belgica y estaba tomando un trago fabuloso...-

-Urhiel...-
-Y habia un sujeto haciendome sexo oral porque a mi puto prometido no le gusto, aunque soy fabuloso y entonces-
-Urhiel, calmado.-

-Y ahora si ya no le resultaba atractivo ahora estoy manco como un mancuerno, y , jaja....que bizarro es todo esto...-
avatar
Urhiel Hasburgo

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 08/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Vie Ene 31, 2014 1:55 am

A veces la vida tiene el peor humor de todos, hay quienes creen que por cada momento dulce debe haber un momento amargo que cambie todo. Pero a veces Ariel se preguntaba si la amargura de un momento era posible de superar... a veces aquello era tan grande que parecía no solo llenar la garganta de alguien sino su cuerpo entero, pudriéndolo de a poco por dentro hasta dejarlo sin nada, como un muerto en vida.

Este era uno de esos momentos.

Podía soportar el odio de Urhiel, podría haber soportado que lo odiara toda su vida, pero ver aquella desesperación en sus ojos era un golpe realmente duro, saber que su brazo no volvería, la negación a su propia realidad, tan fuerte. Era como ver que la felicidad se escapaba de él cada vez que intentaba atraparla. Él trató de disimular su tristeza, no lloró, se mantuvo serio, tratando de no caer en la compasión que Urhiel odiaría. Una parte de él deseaba sentirse culpable, porque si él se hubiese sentido atraído por aquel muchacho nada de eso habría pasado... pero la parte más racional de él sabía que esos no eran los pasos a seguir. Alguien había intentado asesinar al heredero al trono de Luxemburgo.

Siempre has sido atractivo Urhiel, y tu atractivo sigue ahí —le dijo serio— mi motivo para rechazarte no fue falta de atractivo, fue tu edad, fueron mis sentimientos ya entregados —fue junto a él— ahora lo importante es que pienses, necesitamos comunicarnos con la guardia nacional, han intentado asesinar al heredero de Luxemburgo, esto es inadmisible —miró entonces a Víctor— si recuerdas cualquier detalle es importante saberlo ¿has recibido amenazas? ¿Cartas o mensajes de cualquier tipo?

Quisiera haber podido consolar a ese muchacho, pero no podía, porque no había palabras que trajeran su brazo de vuelta y eso era lo que Urhiel necesitaba en ese momento. No podía tenerle compasión, por más que se la mereciera, debía poner en marcha algún tipo de operación, porque el príncipe luxemburgués había sido intentado asesinar en Bélgica y eso podía crear tensiones de los dos países si no encontraban rápido un culpable. De pronto pensó que ese era precisamente la idea, crear conflicto entre los dos países, pero eso no afectaría a Bélgica, era Luxemburgo quién tenía una deuda que necesitaba saldar y no podría si el príncipe no estaba para casarse...

Están conspirando contra Luxemburgo —no era Bélgica, a ellos les convenía la unión, tendrían mejores tratados económicos, podían sobrevivir sin problemas sin la unión, pero sí era conveniente, no había motivo para disolverla... no, quien se afectaría más sería el país de Urhiel y Víctor, esto había sido contra ellos, no solo contra su príncipe sino que muy probablemente contra toda su nación— es necesario empezar una investigación inmediata. —le dijo muy serio a su amante.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Vie Ene 31, 2014 4:13 am

Fue terrible ver como la mirada de aquella preciosa joya de Marlene se transformaba en un demonio bajo su mutismo. Fue como si las aguas de la oscuridad se vertieran sobre su cuerpo, sobre todo èl, para transformarlo poco a poco en un hombre diferente.
Algo en él se murió, algo en su sentir se marchitó tan rápido como un bello hongo al sol, y entonces no me miró, tampoco habló, no pasó nada, solo....sólo su cuerpo siguió allí, su alma se había ido, sin retorno confirmado.
Ante las palabras de Ariel, yo aún no podia reaccionar completamente...ni si quiera podía asumir el hecho de que mi hijo se hubiese enamorado en verdad de su prometido, pero algo era cierto y es que la vida de Urhiel habia sido puesta en riesgo...

Era hora de llamar a los Legion.

Dejé un momento al joven príncipe para que fuera atendido por los médicos, mientras sólo estaba ahí, semi recostado en la cama, mirando fijamente la puerta.
Tenía un universo de gente a mi al rededor, diciéndome lo que debia hacer, o lo que podía hacer.
-Si me permiten...-
-Alteza la situacion es grave, hay quizas conspiraciones que intentan que éste compromiso no suceda,.-
-Quisiera decir...-
-Debemos acelerar los planes de boda o esto pdodria pasar a mayores.-
-¡Quien sabe?Tal vez el plan en realidad sea apurar la unión para pasar cosas desapercibidas y..-

Bla bla blabla blalab blablablabal blablabla blabla

-¡Silencio! Por favor.-
En años había tenido que alzar la voz por algo, pero ésta era una ocasión importante. Todos me dieron su atención, así que no me quedó más que hablar.

-Debo tomar una decisión y necesito pensarla tranquilo, pero no puedo hacerlo así. Me quedaré aquí, me llevaré a mi hijo a Luxemburgo, y en tres días os daré a conocer mis pensamientos. Nadie me acompañará...ahora por favor retírense...-

Todos abandonaron mi lado, excepto Ariel, a quien sostuve la mano.- Necesito que te quedes...- Era egoísta de mi parte, después de lo que habia pasado y lo que habia tenido que soportar pero...era el único hombre allí que me importaba tener cerca.
-No sé si alguien desea interrumpir este compromiso, o apurarlo, no sé si tiene que ver con tu país y con el mío pero...- Miré sus estremecedores ojos, hablé como pude.- Yo no puedo...no puedo dejar que Urhiel se comprometa, no quiero...que viva una vida de infelicidad por una deuda que ni si quiera es suya. No soportarìa saber que comparte el resto de su vida con un hombre que no le corresponde, no puedo hacerle eso a su corazón porque lo destruiría y es todo...es...es mi joya de "no me olvides" y no...no puedo dártela.-
Y al confesar aquello, me daba cuenta de que debia decidir entre proteger a mi hijo o proteger a mi pais y proteger al hombre que yo quería...la mirada temblaba, se sentía humana y triste.
-Asumiré las consecuencias de ésta decisión y anularé el pacto Ariel, pero mi intención nunca sería ofender a tu nación...necesito tu apoyo.
Es egoísta y es muy déspota de mi parte pedirte algo tan grande e importante, pero yo llevé a mi hijo a ésto, ...si vendo a mi hijo a una vida sin amor por dinero del estado ...si lo hago entonces tal vez no sea el Rey que Luxemburgo se merece, y nos ea el hombre que tu crees admirar...-



_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Vie Ene 31, 2014 4:20 pm

Urhiel ya no era Urhiel, tampoco lo era Víctor. Podía ver en sus ojos que había dejado de ser su amante, para ser el rey, podía entender el motivo, incluso si hubiese sentido rabia contra él lo habría entendido, porque de algún modo era su culpa que su pequeño príncipe hubiese sido mutilado de aquel modo.

Lo observó pedir silencio como nunca antes, la forma en que se dilataban las aletas de su nariz, denotando su molestia, podía ver sus deseos de pensar, de hacer algo y cuando todos se fueron supo antes de que se lo dijera que aquello había terminado. Hablaba bien de él que no quisiera obligarlo a un compromiso, pero también sabía que así no se verían más, que no sería adecuado, que incluso podría crear conflicto entre sus países, la ruptura de un compromiso era deshonra para el país rechazado. Víctor le estaba diciendo adiós.

Dolía por dentro, dolía escuchar que todo aquello era más importante que él, aunque lo supiera desde antes, escucharlo directamente no dejaba de ser doloroso. Así que solo asintió, pensando en lo curioso que era como Urhiel había pensado que sería él quien le rompiera el corazón a Víctor, no al revés. Ya no tenía esperanza alguna ¿cómo iba a tenerla? Aquel hombre que parecía haber empezado a quererlo había dado un pie atrás... lo intenté Anabeth ¿qué hago ahora? No me pidas que lo siga intentando, estoy viejo, ya es tarde.

Hago algo más que admirarlo, mi señor —le dijo con el rostro serio, pero con la tristeza tan grande que llevaba dentro esta aún así se escapaba por sus ojos, por su postura— no se preocupe, me ocuparé de contener a la realeza

Ya no estaba frente a Víctor, el rey lo había dejado claro, estaba frente al monarca de Luxemburgo. Y aunque le dolía hasta caminar, salió de allí. Debía contener rápidamente a su familia, debía hablar con su padre. Así que salió de allí, sintiendo que cada paso lejos de él le dolía, aquel accidente había cortado más que el brazo de Urhiel, había hecho que el rey lo sacara de su vida, porque a diferencia del padre de Ariel, siempre elegiría a su hijo primero, y no podía culparlo porque aquello que lo alejaba de él era también una de las cosas que le gustaban, pero eso no hacía que el alejarse doliera menos.

Salió de allí pensando en ocultar su dolor, en cómo tendría que pararse frente a su padre para explicar que el compromiso se rompería. Y lo hizo, habló seriamente, explicó la importancia de no romper las relaciones con Luxemburgo, el rey Felipe V estaba molesto, no escuchaba razones, pero Ariel no se movió de frente a su padre, le habló de los beneficios, de no perjudicar una nación hermana, de que Luxemburgo era un país pequeño justo entre Francia y Alemania y había estado teniendo problemas con la primera, no podía darse el lujo de tener malas relaciones con Luxemburgo porque entonces podrían convencer a Alemania y estarían rodeados. Debían contener el centro, era mejor tener a Luxemburgo de su lado en caso de cualquier inconveniente, la deuda no era tan grande para ellos, tal vez era mucho para Luxemburgo pero ellos eran más grandes... podían permitirse ceder. Bélgica quedaría como un país generoso y Luxemburgo les debería un favor.

Finalmente, el rey en su ancianidad decidió ceder, pero con la condición de que Ariel no volviera a tener contacto con Luxemburgo, la humillación de perder a su prometido con ese país debía ser contenida y era necesario que él desapareciera del mapa y estuviera en un bajo perfil para contener las habladurías. Y Ariel dijo que lo haría, porque prefería no ver a nadie y... darle aquel regalo a Víctor... no sabía si aceptaría pero era lo mejor para su país, era un trato conveniente, la deuda por la lealtad. Sabía que aseguraría su economía y salvaría a su país de una buena crisis.

Él comenzó su aislamiento yendo a su cuarto.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Vie Ene 31, 2014 10:13 pm

15 días, 15 días pasaron desde la última vez que alguien supo algo de la familia Real de Luxemburgo.
Pero entonces un día, el monarca convocó a una gran audiencia, con los medios, con el pueblo reunido en la gran plaza, con los monarcas de Bélgica a través de televisión, el motivo era que el Rey tenia algo que decirle a todo el mundo y eso asustaba a mucho, porque Victor no era un personaje muy mediático, ni que le gustara la politización , es más era una persona muy reservada.
Muchos temían que se tratara de una declaración de guerra, o algun aviso terrible como que el príncipe estaba muerto, así que ese día , una multitud se congregó al rededor del palacio, como tambièn lo hicieron los medios y el embajador de Luxemburgo en Bélgica.


Victor salió de su hermoso palco en un absoluto silencio para hablar con todos, tras la marcha real como era correspondiente y ante el mutismo e inquietud de las personas, tuvo que actuar.


- Amada Nación de Luxemburgo, hombres y mujeres, estimado Concejo Real, Estimada y respetada Nación de Bélgica y Paises Bajos, respetados medios y periodistas. A todos... a usted.-
Dijo aquello mirando en algún punto incierto, una cámara, como si pudiera llegar a alguien especial a través de ella.

- Mucho se habló y se opinó sin conocimientos de causa, acerca de las deudas de éste país con otros países, acerca de compromisos para subsanar y pactos de negocios.
Mucho se dijo sin saber acerca de arreglos y de compromisos. Mucho se especuló acerca de quién debia pagar qué, muchos opinaron acerca de con quién y porqué debia casarse el Príncipe aquí, a mi derecha, como en épocas antiguas donde la institución sagrada del matrimonio era usada para conveniencia de los adinerados.
Hoy, me hago responsable de mis decisiones y admito, les he fallado como gobernante.

He atentado contra el Matrimonio como valor sagrado, como símbolo de amor profundo, quise pagar una deuda comprometiendo a la eternidad con Bélgica, un honorable país que tanta ayuda nos ha prestado.
Pero hoy no es día para implorar perdon, cuidadanos y cuidadanas, ni es el día en que vengo a buscar la redención y rasgarme las vestiduras por todos. Los he convocado hasta aquí, en este día memorable, para comunicarles, que nunca estaré de acuerdo con que los valores sean mancillados, que el amor es lo que me ha mantenido unido a mi querido país y es la herencia que mi compañera, la Reina Marlene, me ha dejado, personificada en nuestro hijo.

Sucede que si yo, que soy su soberano, no abogo por la hermosa tradición de Luxemburgo, entonces ¿Qué quedará de su resplandor cuando yo me haya ido?...Qué derecho tengo a nombrar al amor si no puedo demostrarlo?...
Ante todos ustedes, anuncio que no apruebo ningún compromiso por conveniencia, y que las deudas...no las pagará el pueblo, la pagaré yo.-
Ante muchos hombres de negocios boquiabiertos, el Rey se sacó un anillo del dedo, siempre sereno y sin hacer tambalear su corona, como si estuviera hecho del mas fino marfil.
Lo alzó ante las luces para que reluciera y lo mostró a todos con lentitud.
- Pagaré la deuda a Bélgica con cada gramo de oro que este país me concedió para vivir en el lujo, lo pagaré sin tocar una sola gota de sudor con las que este país ha forjado su historia.
Le pagaré a Bélgica cada moneda de oro que entregó a Luxemburgo en tiempos en donde todos los países nos dieron la espalda y lo haré hasta que no quede ni una joya de deuda entre ambas naciones, pero no negociaré con la vida de nadie, ni con la eternidad de ningun miembro de mi familia, y si tiene que haber pactos, que sean de paz, si tiene que haber tensiones, que sea por la unión, si tiene que haber resistencia, que sea por el trabajo, y si tiene que haber matrimonio...-


A usted...


-...que sea por amor.-

Y se pudo ver en HD como el aire salió exhalado de su torso y sus labios, como si su cuerpo hubiera encontrado la paz luego de liberar aquellas palabras.
-Por que mi corazón ahora esta partido, y un pedazo muy humilde y humano se ha quedado en Bélgica...a usted, cuidadano belga, le debo el haberme recordado que soy un hombre también...-


Y aquello último fue tomado por todos como una declaración de que el Rey no despreciaba a os Luxemburgueses y que hacia causa común, claro que...nadie entendía aquel mensaje codificado y enseguida se armó el revuelo feliz y no tanto.


_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Sáb Feb 01, 2014 12:10 am

Le habían dicho que el rey de Luxemburgo daría una conferencia, y él sabía que la pasarían por televisión, sabía que su padre le había ofrecido el cancelar la deuda. Pero no sabía que había respondido Víctor. Pero sabía que anunciaría que el príncipe de Luxemburgo no se casaría con él. Sabía que uno de sus hermanos debía estar en Luxemburgo haciendo acto de presencia en Luxemburgo, probablemente el mayor.

Pero él no sabía si quería ver a Víctor, no sabía si verlo lo haría sentir mal. Esos quince días había estado encerrado en aquel cuarto tratando de sanar, el segundo hermano de la casa real incluso le había mandado un puto al cuarto, el cuál había rechazado. Su hermano no entendía si quería algo nuevo, o si solo se sentía humillado, Ariel no quiso explicarle porque había creado aún más conflicto. Al final prendió la televisión que había en su cuarto, porque quería verlo.

Rechazando la oferta que tanto le había costado conseguir, seguro ahora su padre pensaría que él era un estúpido por ser tan débil y querer darle un regalo a un rey que ni lo quería ¿para qué le había pedido que ayudara si no quería su ayuda? , y luego habló de amor, de que un pedazo de su corazón se había quedado en Bélgica... apagó la tele entonces y se recostó en su cama mirando hacia el techo, sintiendo que sus ojos se llenaban de lágrimas.

"Un pedazo muy humilde y humano", eso era él, un pedazo de corazón... debería sentirse feliz, suponía, pero aún le dolía su rechazo en el hospital, como de ser su amante lo había apartado, como ahora rechazaba el trato que había costado conseguir... no le importaba demasiado que su padre pensara que era un estúpido y blando... era el hecho de su rechazo total, de la ayuda que había querido brindarle... como si no deseara nada de él. Hablaba de aquel pedazo en Bélgica, pero nada le decía que quería recuperarlo, nada demostraba que quisiera luchar por eso... estaba dispuesto a luchar porque su hijo conociera el amor, estaba dispuesto a echar por tierra el compromiso, las tradiciones, pero no para él, no para buscarlo a él, solo para Urhiel... dispuesto a vender su propio oro para cortar su relación económica con Bélgica, en lugar de aceptar el trato que le habían ofrecido y permanecer con una relación de lealtad.

Así que Víctor había hecho lo mejor para su país.

Tenía las mejillas llenas de lágrimas, pero las dejó allí, haciendo surcos sobre su rostro, sintiendo que cada día que se miraba a la espejo se sentía más y más viejo... más extinto. Alguien tocó a su puerta, era su hermano del medio.

—Papá dice que pasarán unos meses antes de que pueda conseguirte otro prometido después de esto —él sintió deseos de soltar una carcajada amarga— ha sido un rechazo público, ha dicho que su hijo no quería matrimonio contigo entre líneas... un rechazo así es difícil... —le decía con su voz matemática, como si tuviera que explicarle algo que no sabía... siempre lo habían creído menos inteligente.

Da igual, ya no quiero casarme... —al otro lado su hermano enarcó una ceja.

—Habías dicho que Anabeth habría querido que tuvieses un propósito en la vida —pero ya no sería el consorte de Luxemburgo, ya no tenía nada que entregar.

Tendré que decepcionarla —dijo lo suficientemente alto como para que al otro lado su hermano comprendiera que se había rendido, él estaba casado y el mayor también, ambos con su posición alta en la sociedad.

Pero no era como si quisiera salir de putos, o a beber, solo quería poder sentarse con Anabeth, solo quería poder hablar con ella... con alguien. Salió del cuarto después de todo ese tiempo y fue al mausoleo... a hablar con ella, pero al final solo se sentó allí, frente a la piedra esculpida con su forma... y entonces lloró allí, sintiéndose triste como si ella hubiese muerto recién... tal vez porque no quería estar triste por aquello que realmente dolía, tal vez porque no sabía identificar el dolor que realmente sentía. Fue a hablar con su padre.

Me iré a nuestro refugio en Brecht —no estaba propiamente en la ciudad, estaba en uno de los bosques al rededor y nadie sabía de su existencia— quieres que desaparezca una temporada Brecht es perfecto —su padre lo aceptó sin ponerle demasiado más pegas... él hizo su bolso y el piloto privado lo llevó en el jet hasta su refugio, allí no había más que una televisión, pero no había internet solo... soledad y frío. Lo que necesitaba para calmar su dolor. Tal vez allí podría sanar.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Urhiel Hasburgo el Sáb Feb 01, 2014 6:57 pm

No era fácil lidiar conmigo, nunca lo fue,menos ahora que era un lisiado resentido con el corazón roto, pero me las arreglaba.
Cambiaba de doctor seguido porque nadie se atrevía a tratar conmigo, porque era un caso perdido en la rehabilitación y ¿para qué negarlo?. Nunca me gustó que me dijeran qué hacer , cómo y cuando, y que suponieran o dijeran saber cómo me sentía.

Sin embargo... en casa las cosas estaban algo revolucionadas.
Habia tasadores que andaban por todos lados calculando el valor de las cosas que amontonabamos en grandes mesas, inclusive las mesas eran parte de la recaudación.
No quedó una copa, una lámina, un marco o una pintura que no fuera tasada por gramos en oro y joyas.
Todas las joyas de mi madre, hasta laúltima, su corona, sus vestidos,menos uno: el de bodas.
Victor fue muy, muy...pero muy odiado por los noble soy el clero del país que por supuesto, no querían renunciar a ninguna moneda de sus riquezas, pero sus casas y mansiones suntuosas fueron embargadas de igual manera.
Si antes sospechábamos que querian matarnos, pues ahora estábamos seguros de que algún cuchillo volaría a nuestras espaldas.

Mucha gente del país organizó campañas para juntar fondos y ayudarle a su amado soberano apagar la deuda externa, conmovidos por su gesto altruista, pero su siempre sabio monarca lo rechazó y les pidió a sus súbditos que donaran el dinero a las entidades benéficas ya la manutención de los espacios verdes y otras ONG, que se verían muy afectadas por el embargo de las cuentas de la familia real.
Lo más dificil fue subastar mi colección de autos, creo que lloré por cada uno de mis bebés cuando partieron, rezaba por que los supeieran cuidar bien, que los limpiaran con Blem para metal y no rallaran su hermosa pintura.Incluso subasté los autos que Ariel me dio, eso no me dolió.


Al cabo de un buen tiempo, la deuda completa fue pagada, y todos esperamos en el palco real hasta que las computadoras dejaron de calcular y fue oficial: el Estado entró en default.
Adiós préstamos y viajes, nos quedó fondos suficientes para las quincenas y aguinaldos de los trabajadores del estado y eso era mucho pedir. La verdad es que ahora este reino podía contar el cuento que tanto hizo escuchar a sus ciudadanos:la igualdad es la bandera de Luxemburgo.
Eramos tan ricos como cualquier vendedor de alfombras de Luxemburgo.

Luego de 6 meses, nada sabíamos de Ariel. Mi padre habia decidido no buscarlo porque habia interpretado su huida como una negación y estaba bien, Victor no era un sujeto muy apasionado y pensaba todo mucho,tal vez demasiado y ese era su problema.
Si no lo veía, no lo sentía, si nadie lo mencionaba, no lo añoraba,pero solía pasar largas noches en el living, sentado en el suelo (también vendimos los sillones por su blanco cuero italiano) bebiendo y pensando en su mutismo.
De alguna forma que no percibí antes, Victor perdió un poco de su encanto luminoso y se volvió una persona reservada y fría, algo melancólica y un poco amarga.

¿Qué había pasado entre ellos?¿Era mi culpa?. No lo creía,si era amor debía ser mas fuerte que una persona estúpida, así que, cuando todo quedó liso con el país vecino, decidí buscar a Ariel.
Resultó que habia pasado muchos días en no se qué pocilga familiar en las afueras del país del trigo, pero cuando fu a visitarlo, encontré que ya no estaba allí.¿Qué rayos hacían que me daban tantas vueltas?.
El hombre que cuidaba la propiedadme contó que Ariel estuvo ahi tirado durante medio año, que se habia deteriorado muchísimo en el último tiempo, que no comía,apenas bebia agua y que tuvieron que internarlo porque se habia desmayado en la cas ay no se habia podido levantarmás.

¿Ariel?. ¿Ese hombre grande y corpulento demacrado como un cadáver?¿ Yo habia perdido un brazo y él se deprimía?.¿Yo que habia sido mal custodiado en su país y mutilado en ese pais campesino y que fui visitado sólo una vez por él, se daba el lujo de deprimirse?.
Los hombres maduros son cobardes ante las adversidades y penurias del amor, creo que la fuerza se va con la juventud.
Si Ariel y Victor no están destinados a estar juntos entonces¿porqué no sigue cada uno con su vida?.
Dios mío, tenía que hacer algo por este tonto, por ambos tontos.
Averigüé en qué clínica lo tenian internado y su pronóstico era muy grave, posiblemente se fuera a morir y aquello me llenó de una incontenible rabia.¿Morir sin pelear?¿Rendirse y ya?...que hombre mas detestable, si tan fácil es apagar su vida, solo con la tristeza, él que siempre estuvo rodeado de ella, él que fue marcado a fuego pro el dolor...¿cómo podría ser él el hombro de Victor cuando los acongojara el dolor?, pero eso ya no era mi asunto, Victor lo habia elegido de alguna manera.


No fui a verlo, no se lo merecía, además no quería sentir lástima, pero sí llamé a Victor y le dije la verdad: "Ariel está en sus últimas, deberías despedirte de él".
Bueno, exageré un poquito, pero si no lo hacía Victor no cedería.







avatar
Urhiel Hasburgo

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 08/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Sáb Feb 01, 2014 8:32 pm

Los días eran extraños en aquel lugar, no estaba seguro nunca de si amanecía o anochecía, si los días pasaban o solo los estaba imaginando. Pero allí tenía mucho tiempo para pensar, para ir una y otra vez sobre los mismos hechos y consumirse mientras se acercaba más a la locura. El muchacho que le llevaba la comida solía contarle noticias de algún tipo "aún se habla del rechazo que recibió, príncipe Ariel", pero Ariel nunca respondía "lo culpan del accidente del heredero de Luxemburgo" como si yo lo hubiese obligado a conducir ebrio... aunque su padre también me culpa de algún modo, pero solo lo pensaba y no lo decía, hasta que aquel muchacho se cansó de hablar y solo iba y venía, como si fuera un astro destinado a marcar el inicio y el fin de una semana.

La comida a veces se amontonaba porque no la comía, otras se daba el ánimo de tirarla. Quería encontrar una solución pero no la había, no parecía haberla al menos, había tenido deseos de luchar por él, había ido en su búsqueda y el mismo Víctor, no, el mismo rey le había rechazado por segunda vez, ya nadie lo querría, había aplastado su reputación como prometido con el rechazo de su familia y, había aplastado sus sentimientos. Nada era más importante que su hijo y su país, e incluso cuando quisiera hacer algo romántico por él al conseguir el pago de la deuda para su pueblo, rechazaría la amabilidad de Bélgica poniendo más asperezas entre ambas naciones. A Bélgica no le importaba cómo pagaran la deuda, era el doble rechazo lo que resentían, el rechazo de su príncipe y de su generosidad a una nación hermana. El sentimiento de un corazón herido.

A veces le gustaría volver el tiempo atrás, pero se daba cuenta de que él no tendría que hacer nada diferente, era Urhiel quien le había dicho desde el inicio que no quería romance de esa unión, que ambos sabían a lo que iban para luego ofenderse por el rechazo de sus sentimientos, era Urhiel quien imprudentemente se había expuesto a la tragedia. Él solo podría cambiar sus acciones, no las de ese muchacho, pero si pudiera volver atrás... lo habría intentado, cambiarlo todo, aún sabiendo que se enamoraría del rey de nuevo, tal vez no lo habría mirado, no le habría escrito... aunque su alma se partiera.

Entonces reía.

Porque ese era el punto ¿no? Que hiciera lo que hiciera, cambiara lo que cambiara su alma siempre terminaría rota, porque el rey nunca estaría con alguien que se había ganado el afecto de su hijo, siempre terminaría en algún lugar dentro de los restos de ese corazón. Comenzó a comprender que estaba destinado a esa habitación vacía, que el destino había querido que perdiera todo lo que alguna vez había querido, primero su hermana, luego el rey, incluso Luxemburgo. Había pasado tanto tiempo en la calle y nadie había sido capaz de amarlo y ahora cuando su juventud se había ido con la fuerza y la rabia y pensaba encontrar algo, la ilusión se esfumaba como agua entre los dedos... el destino le estaba gritando algo y estaba cansado de luchar con él, pronto tendría cincuenta años y no había logrado nada en su vida, solo perderlo todo.

Escribía cartas para él cada día, pero siempre las terminaba quemando, era curioso como Víctor había dicho que no podía dejar de escribir su nombre pero había sido Ariel quien no había dejado de hacerlo.

"Su Majestad,

Debe de parecerle una insolencia que le escriba de nuevo, en una de las tantas otras cartas perdidas que nunca llegarán a su destino. Recuerdo cuando podría llamarlo de otra forma, cuando no era su majestad, cuando era solo un hombre... a veces despierto y creo que aún estoy allí, en ese instante cuando todo era diferente, ese pequeño oasis que para mi desgracia me enseñó el dulce sabor del agua que no puedo olvidar, justo antes de que las noticias lo hicieran darse cuenta de que tenerme en su palacio solo sería perjudicial para su pueblo y la felicidad de su hijo. Entonces me cerró las puertas a su vida frente a mis ojos.

A veces creo que la brecha que provocó entre nuestras naciones al negarse a nuestra amabilidad la causó para no tener que volver a verme, para que no lo volviera molestar con aquel sentimiento que a usted le recordaba a un chiquillo de quince años. He buscado el aislamiento para poder salvarlo de aquellas molestias, para silenciar el escándalo y el odio que causaría a mi nación ver a su príncipe herido por la tristeza que no sé ocultar, el odio que sé que se volvería contra Luxemburgo y que no se merece.

Sueño con usted, su majestad, otras veces lo alucino... caminando frente a mí, sentado a mi lado, mirándome, pero basta un parpadeo para que esa ilusión desaparezca y vuelva a encontrarme en esta celda, a recordar que usted está en su palacio con su flor no me olvides, mientras yo me encuentro aquí olvidado y pienso en un poeta, porque a usted le gusta la poesía, y veo en cómo ha capturado este sentimiento tan mío en sus palabras.

La vida sigue —dicen—,
pero no siempre es verdad.
A veces la vida no sigue.
A veces solo pasan los días.

Iribarren lo escribió y creo que entendía que a veces uno no necesita que le corten un brazo para perder lo más importante de su vida, no hace falta perder el brazo para estar herido.

Hasta la siguiente carta sin enviar, su majestad.
Por siempre suyo... Ariel.


Esa era la última carta que había escrito antes de ser hospitalizado, la única que no había conocido el fuego... descansaba ahora sobre su mesa de noche. Mientras él continuaba inconsciente, esperando a despertar para volver a su refugio.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Sáb Feb 01, 2014 9:26 pm

Qué somos si no un montón de polvo brillante, como la nube luminosa de verano que languidece el cielo y se lleva la osadía tirana del Sol, buscando ser hermosos en la poca individualidad que nos acontece.

Frío en Bélgica, cae la nieve y se lleva el suspiro de los abedules y de los ciruelos de oscuro rojo. No hay en la naturaleza época mas apropiada para la reflexión y para el pesar.
Todos los inviernos veo tu lápida fría e imagino que sigues esperando que alguien te vaya a buscar, allí donde quiera que estés atrapado,pensando, preocupado y desesperado,en que hiciste una promesa para volver y no volviste.
En mis manos se resbala de los guantes de piel de bisonte negro, esa carta maltrecha, escrita por Ariel, engendrada en un hoyo inundado de tristeza y de enfermedad, de abandono y de recuerdos terribles.

Intenta saber qué pasa por mi mente, intenta encontrarle una razón y una causa puramente profunda, pero nadie es mas soberano de mi mente y de mi corazón,que yo.
Allí, rodeado de algunos de sus parientes,odiado y despreciado por mi insolencia, no me permito sentirte, ni quererte, no puedo mas que conmoverme y respirar profundo, doblando la carta en pliegues y guardándola cerca de mi corazón. Daba igual lo que decidiera, siempre alguien saldría muy perjudicado o lastimado,era parte de gobernar, pero no se sentía igual cuando es la persona que amas la que mas herida está.

Nunca seré lo que Ariel necesita para ser feliz, no puedo más que sentir que soy el salvavidas de su naufragio, como lo fue su hermana, como lo habría sido cualquier otro.
Nunca podré quitar de su alma esa tendencia a entristecerse y a sentir la profundidad como nunca. Nadie puede quitarle a Ariel todo lo que ya vivió.No hay comienzo para nosotros, sólo un final que podemos transitar acompañándonos, o por separado.
El aliento se vuelve vaho, la escarcha humedece los pliegues del único abrigo azul que poseo ahora, con cuello e insignias reales.
-¿Podría verlo?.-


Su destino era el mismo abandono triste y hospitalario. Allí en sus últimos momentos, rendido, entregado a la muerte, estaba su cuerpo cadavérico y anciano, su piel hundida en esos pómulos que alguna vez fueron hermosos, huesudos y amarillos.

No habia mirada en él, sólo una solución salina que lo salvaba de perecer por la desnutrición.¿Ese despojo humano habia sido alguna vez el hombre que se robó i corazón?. Su final era triste, su final era terrible...su final era mi culpa.

No habia nadie allí, sus familiares y los escribanos esperaban a fuera, como todos los días para administrar sus bienes ni bien muerto.Nadie sostenía su esquelética mano,nadie limpiaba su cabeza de sudores fríos ni mojaba sus partidos labios para que no se secaran.

Mis ojos se hicieron húmedos, una profunda pena invadió mi cuerpo, cuando mis manos sostuvieron una de las suyas, como si fuera de papel. Mis labios rozaron sus dedos, pero las lágrimas fueron mas rápidas.
Miré hacia arriba, para entender que no podia parar de inundar todo con mi llanto, y suavemente dejé ir mi dolor en quejidos.
-Lo siento...-
Susurré, acariciando su cabello áspero y opaco que se me quedó en la mano debido a su debilidad, lo tocaba y lo destruía, tan efímero...
Mis labios se acercaron a su frente, mientras mis cabellos lo envolvieron, olía a podredumbre y a una alitosis severa, pero yo olía a jazmines, todavía...
Y si se iba a ir de éste mundo, que se fuera junto a una persona que lo amaba, como podía, tal vez no de la forma que hubiera querido, pero eras amor después de todo.

-Siempre te voy a amar...siempre has estado y estarás en mi corazón...-
Le susurré y recosté mi cabeza junto a la suya, ante la incomprensión escandalosa de su familia que cuestionaba mi presencia, pero yo no queria pelear con nadie, sólo queria amarlo y nada más.

_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Dom Feb 02, 2014 2:38 am

Contrario a lo que le habían hecho creer a Víctor, Ariel no se moría, no mientras estuviera en ese hospital con cuidado intensivo, su cuerpo había estado sano antes de eso, aunque una fuerte desnutrición era un golpe duro, no era algo que fuera a quitarle la vida ahora que estaba bajo vigilancia.

Fueron los quejidos y aquel primero "lo siento" los que lo hicieron despertar, no había querido hablar con nadie en ese tiempo y observaba ahora al rey de Luxemburgo llorando junto a su cama, sintiéndolo besar su frente, recostando la cabeza a su lado, pero Ariel no estaba seguro de poder entender esa declaración de amor, meses atrás se habría sentido el hombre más dichoso del mundo, pero él había escuchado hablar al rey antes y sabía qué estaba en su corazón. Lo miró a los ojos, con las pupilas cansadas y sin brillo, y alzó su cansada mano para palmearlo y que se levantara. El rey lucía bien, sano, bien, dispuesto.

Yo sé... —le dijo muy despacio porque le ganaba el cansancio— que estoy en una parte de tu corazón... pero eso no significa... que me ames —cerró los ojos un momento, tratando de pensar antes de abrirlos de nuevo— creo... que te sientes culpable, de ver a este idiota así, corroído por su corazón roto. Pero tú me dejaste claro cuál era el lugar que ocupaba en tu vida y en tu corazón —las palabras le salían entrecortado— las acciones valen más que mil palabras, su majestad, cortó relaciones al rechazar a mi nación doblemente, sabiendo que eso cortaría su relación conmigo... lo hizo sin dudar, alejándose para siempre, porque yo no fui lo suficientemente importante como para intentarlo, luchar, como yo quise intentarlo con usted, cuando me arriesgué por usted. Ese hecho vale más que las palabras, usted puede decir que me ama, llevarme en algún rincón olvidado de su corazón, pero eso soy, palabras de amor que en cuanto salga por esa puerta serán solo eso, palabras... porque es más fácil amar a un recuerdo que a algo vivo, es más fácil eso que hacer algo e intentarlo, tratar de mantenerlo a su lado. Yo lo intenté y choqué contra un muro con usted, pero usted, su majestad, ni siquiera intentó tocar una puerta que siempre estuvo abierta —se ahogaba al hablar tanto por la dificultad al respirar.

Quería creerle, quería poder llenar su corazón con ese amor de nuevo, pero no podía dejar de preguntarse ¿y qué pasaría cuando él quisiera acercarse a él? ¿Lo dejaría si quiera entrar a su palacio? Tal vez ni siquiera podría volver a entrar a esa casa... ¿Y cuando Urhiel volviera a gritar para que lo deje solo con su padre? ¿Volvería a tirarlo de su vida? "siempre estarás en mi corazón" no era una declaración de acción, era solo un hecho de alguien que se ha resignado a perder, porque...

Su majestad vino aquí a despedirse —lo entendió al pensarlo, al notar ese tono de voz, había ido allí para poner una lápida en cualquier sentimiento, a decirle con su despedida que nunca lo intentaría— tal vez porque va a marcharse, o porque le pondrá un seguro a la puerta que cerró frente a mí hace ya un tiempo, tal vez porque verme así solo le provoca escapar, no lo sé —miró a un costado— no se preocupe, su majestad, me voy a poner mejor, probablemente usted no lo sepa pero van a mandarme a una clínica en Suiza, un psiquiátrico, allí me pondré más fuerte hasta recuperarme por completo y no volveré más a Bélgica —así evitaría más dramas a la familia real— allí seré olvidado y mi vida no tendrá un gran significado para ser recordado en la historia como quería, no tendré mis sueños allí, pero estaré vivo y seguiré adelante de algún modo. Lo seguiré intentando y viviré —alzó su débil mano para tocar su rostro una vez más, pero se le cayó a mitad de camino, entonces solo lo miró con ojos sinceros— quisiera decirle cuánto lo amo y lo amaré, pero yo se lo demostré, no quiero usar palabras porque espero que mis momentos a su lado hayan bastado para que usted lo sepa —cerró finalmente los ojos porque no podía mirarlo al decir aquello, dolía demasiado y si lo miraba lloraría— que esté bien su majestad, si va a irse le deseo que encuentre a quien amar, alguien digno de que usted luche por él, que lo haga levantarse e intentarlo, que le provoque aquella pasión que hace desear enfrentarse al mundo, solo por esa persona —él la había encontrado con Víctor y una parte de él siempre soñaría con que aquel sentimiento hubiese sido mutuo. Pero ahora debía dejarlo ir, debía dejar que el rey siguiera su camino y buscara su felicidad, a él le tocaría levantarse y seguir avanzando, como fuera y a donde fuera, pero lo haría.
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Rey de Luxemburgo el Dom Feb 02, 2014 3:19 am

Sus palabras habían sido determinantes. Estaba negado a creer en mí y tal vez con razón, pero creo que yo no estaba listo para ser rechazado.
Su familia entró en la habitación con el médico para informarnos que mejoraría y que todo estaría bien en unas semanas para que fuera a aquella institución psiquiátrica.
Lo miré, pero él se negaba a mirarme, acaricié su mano, demasiado cariñosamente hasta que nadie pudo contener el nerviosismo y me fue cuestionada, una vez más mi presencia allí.
Entonces yo alcé la vista ante la familia real de Bélgica y los miré Yo no tenia derecho alguno a interferir entre lo que querían para su hijo y él, no tenia ninguna responsabilidad legítima para entrometerme,por ahora.
Me incliné y besé los labios de Ariel profundamente pero breve, ante la mirada atónita de sus parientes.
-Estoy al tanto de que Ariel no esta en condiciones para usar sus facultades físicas y mentales, pero no será por mucho tiempo. Ahora que no le debo a Bélgica nada de su generoso préstamo, tengo el deber de confesarles que lo único que me une a Ariel, es un profundo amor y un gran respeto por él como hombre.
Pienso desposarlo y llevarlo a Luxemburgo, para encargarme yo mismo de su rehabilitación y costearla con mis fondos, para que la corona belga no deba ocuparse de ningún agravio más de mi parte... Con permiso, debo ir a consultar la dieta de este paciente especial.-

_________________
avatar
Rey de Luxemburgo
Admin

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 06/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Ariel el Dom Feb 02, 2014 10:23 pm

A veces la vida es algo curioso, a veces te llevas sorpresas, desagradables o agradables... uno nunca puede estar seguro con aquello que va a darte la vida. Justo en el momento en que no esperas nada... las cosas pueden dar una vuelta, casi le da un ataque de la impresión, de aquel beso cálido que pareció empapar sus labios con un poco de vida, lo primero que se preguntaba  era cómo era que lo había besado frente a su familia, pero no lo necesitó preguntar para escuchar la respuesta.

De pronto estaba prometido en matrimonio (él no tenía ni idea), lo veía queriendo salir del cuarto, pero entonces alzó la mano y lo llamó.

Espera —le pidió con un dejo de voz y cuando él volteó a verlo le pidió que se acercara con la mano, entonces sacó toda la fuerza que le quedaba para acercar su rostro y besarlo intenso, mientras escuchaba las expresiones de sorpresa de sus hermanos, y él lo besaba profundo y sin contenerse, finalmente se apartó y lo miró— ahora sí —dijo dejándolo ir y luego descansando en su almohada la cabeza— demórense en decirle a papá —dijo mirando a sus hermanos.

—Pero Ariel esto podría....

Carlo, demórense, al menos hasta que esté casado

—Ariel eso puede tardar meses... sí se va a enterar ¿o es que te vas a casar ahora? —le dijo Francisco y Ariel miró a Víctor.

Sí, me voy a casar ahora, váyanse si quieres para que puedan decirle a papá que no fueron testigos
avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bienvenida real

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.