Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Adios a Vaal
por Allen Vleck Miér Oct 11, 2017 4:59 am

» El silencio de Adhara
por Adhara Mar Jun 30, 2015 2:12 am

» Residencia Dumstone para jovencitos
por Diadema Miér Mayo 06, 2015 3:21 am

» Traumatología
por Dr. Hegel Lun Nov 24, 2014 12:56 am

» Uniones arregladas
por Fred III Jue Nov 06, 2014 5:55 pm

» Alemania antes de una boda
por Allen Vleck Lun Oct 27, 2014 2:38 am

» Hijos de asesinos
por Fred III Sáb Oct 25, 2014 6:59 pm

» La vida en Omsk tras los años dorados
por Mirzy-Lavy-Kiry Jue Oct 23, 2014 6:36 pm

» Mágica Londres
por Cain Dom Oct 05, 2014 6:06 am

» Revolución
por Vaalmir Mar Jul 22, 2014 3:59 am

» Imagenes sexys
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 6:14 pm

» El interior
por Vaalmir Lun Jul 21, 2014 12:43 am

» El Pacto de Granate
por Engel Spiegel Dom Jul 20, 2014 4:28 am


The old prince

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The old prince

Mensaje por Ariel el Dom Ene 26, 2014 10:26 pm

Nombre: Ariel
Apodo:  -
Edad: 47 años
Oficio: príncipe

Historia:
Ser un príncipe tenía toda clase de obligaciones y beneficios, pero lo cierto es que podría tener los beneficios de la riqueza solo siendo rico, sin ser un príncipe. Si solo fuera rico ahora no sería considerado el príncipe al que se le había pasado ya el tren para casarse, sino el sujeto que disfrutaba de su riqueza a su modo. Habían cosas que se esperaban de alguien de su estatus.

Todo comenzó en ese palacio, tenía dos hermanos mayores y una hermana menor, eran cuatro hermanos y de algún modo siempre estuvieron divididos en dos, sus dos hermanos más grandes eran serios, responsables y siempre preocupados de cuál sería su destino, mientras él jugaba con su hermana y se divertía a su lado. Sin embargo, ser la única niña entre hermanos no era fácil, sus padres siempre estaban viendo con quién podrían casarla, qué sería mejor para su país, qué unión sería o no conveniente. Anabeth solo quería ser feliz, pero poco a poco se fue apagando y él no supo cómo detenerlo.

Había días que no tenía las fuerzas para salir de la cama, y los sirvientes la atendían allí mismo, tocaba su puerta pero ella ya no reaccionaba como antes a sus juegos, al sonido de su voz. Él tenía veinte y ella dieciocho, cuando eran más jóvenes solían hablar de los tipos o tipas lindas, él le hablaba y ella juzgaba si eran o no adecuados para él y finalmente ambos reían. Pero cuando ella llegó a los dieciocho parecía que las uniones eran inminentes, comenzaron las clases para ser esposa perfecta, para... para tantas cosas, no podía verla no podía alcanzarla... y cuando tenía tiempo había una muralla de tristeza que no dejaba que su pequeña hermana pronunciara palabra.

Amaneció entonces un día, no lo olvidará nunca porque el frío le calaba los huesos y había encontrado a un muchacho de su edad, dulce, tierno, agradable... todo lo que había estado buscando... como los viejos tiempos corrió a buscarla, a hablarle de él, a pedir su opinión. Aún recuerda el crujir de la puerta al abrirse, la luz de la ventaba abierta cegándolo por un momento hasta que la claridad enseñó el cuerpo sin vida de su hermana en la cama. Sus venas cortadas, su cuerpo frío, sus ojos cerrados al punto de parecer dormida. Corrió hasta ella, pero estaba muerta, llorando abrazó el cuerpo que parecía el de una muñeca rota, llegaron más voces y él solo se apartó de allí hasta que se la arrancaron de los brazos, su dulce hermana sumergida en la tristeza por culpa de esa familia.

No volvió a ser el mismo, se olvidó de aquel muchacho, se olvidó de cualquier relación, dedicó sus años a manchar el nombre de aquella casa real, durmiendo con cualquiera, haciendo escándalos públicos, ensuciando el nombre por el deseo profundo de vengarse de aquella familia. Pasó años de ese modo, sin importar nada, pasando de cama en cama, de boca en boca, sintiendo envejecer su cuerpo en una cama vacía sin que siquiera le importase.

Hasta que cumplió más años... y comenzó a cansarse de todo eso, su hermana se había ido hacía demasiado tiempo, sus padres se morían poco a poco. La extrañaba aún demasiado, pero ella soñó con verlo feliz y acompañado. Pero en ese país ya tenía la fama de ser un conquistador empedernido, nadie se relacionaría con él. Así que, pasados los años, más y más, decidió aceptar aquello que nunca pensó. Al parecer, sería él quien cumpliría el destino de su hermana después de todo.

Personalidad:
Despreocupado y coqueto, conquistador por excelencia. Le cuesta comprometerse a un solo hombre, porque nadie parece ser el correcto. Desconfía de las personas de sangre azul como la suya y el dinero le da igual, también su familia. Cree en muy pocas cosas, la religión entre las cosas que no cree.

Gustos: el sexo, le gusta mucho, el tabaco, los hombres de cabello largo, las mujeres también pero no se acuesta con una desde que murió su hermana porque toda figura femenina le parece triste, como si usar a una mujer fuera usarla a ella.

Disgustos: sus padres, el silencio.

Persona favorita: Anabeth

avatar
Ariel

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 20/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.